Actualizado hace: 10 minutos
PERSONAJE
Un ex convicto que defiende a los reclusos

Luego de pasar 5 años recluido en la cárcel por una acusación de violación y de 10 meses de libertad, Miguel Villacís recuerda su experiencia y habla sobre su lucha por la equidad en el sistema carcelario.

Viernes 07 Enero 2011 | 00:00


Villacís, quien estuvo un año en la cárcel 2 de Quito, fue trasladado a Manabí por el incendio que consumió al reclusorio. En el Centro de Rehabilitación de Bahía de Caráquez permaneció 4 años. Asegura  que allí vivió el calvario  que significa estar dentro de un hacinamiento privado de la libertad.

 es posible cambiar. El ex reo estuvo  a cargo de la cocina durante 3 años. Él comenta que pudo darse cuenta de que las personas que llegan allí, en un 90 por ciento, pueden ser rehabilitadas.
Agregó que eso muchas veces no sucede por el “sistema”, ya que los directores de los centros son ubicados muchas veces por padrinazgos, compromisos políticos y amistades, y que no se logra ubicar a alguien que conozca de los problemas de los reos, así como sus necesidades, ya que muchas veces en departamentos establecidos están personas que no saben nada, dijo.
En muchos casos, reveló, si el encargado del centro tiene buenas ideas y deseos, estos son truncados por la negligencia de los mandos superiores, que no dan apertura a esas iniciativas.
Villacís mencionó que debido a la experiencia vivida en el centro, a pesar de ser libre y tener su propio negocio, cree que la rehabilitación en las cárceles sí es posible, por lo que sigue involucrado en ellas con el deseo de ayudar a quienes tienen problemas en sus condenas, casación y revisión de penas.
Miguel Villacís visita el Ministerio de Justicia dos  veces por semana para impulsar los proyectos que han sido ofrecidos para el centro, así como que se haga realidad la reducción de penas del 50 por ciento, a personas que de verdad lo merecen, previa una evaluación de su ficha, de su comportamiento en el centro y de la revisión de su conducta en los últimos meses, dijo.
Acotó el ex convicto que si no se hace la rebaja de penas no se hablaría de justicia, ya que esa disminución muchas veces se la hace por el tipo de delito, beneficiando con la libertad a presos que están por robo, pero que luego de 1 o 2 años salen en libertad sin una rehabilitación real y siguen haciendo lo mismo, sin importarles incluso quitarle la vida a cualquier persona. Aclaró que, desde otra óptica, hay personas que están condenadas a 12 o 25 años y que han demostrado que han cambiado participando en proyectos dentro del centro o teniendo una buena conducta.<
 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala