Actualizado hace: 1 hora 19 minutos
El mundo mágico de un periodista
El mundo mágico de un periodista
Por: Iván Delgado Martínez
timodelmar@hotmail.com

Jueves 06 Enero 2011 | 00:00

Hace algún tiempo "ECASA", empresa fabricante de electrodomésticos (línea blanca, para ponerlo en términos racistas), en su política de publicidad y mercadotecnia emprendió en una campaña agresiva de venta, subliminalmente ofreciendo el "El mundo mágico del bienestar doméstico"; y una empresa vendedora de equipos y suministro agropecuarios también ofrecía, a través de una propaganda engañosa y diligente, la "Fuerza joven para el agro".

El caso es que, atrapados por la mass-mediatización que incide en el subconsciente, muchos seguramente cayeron en la trampa del consumismo irracional, inconsciente y agresivo.
El periodista, que es considerado un profesional con experiencia y "pedigrí", cierto día escribió, como regularmente lo hace, un comentario en el que expresaba su más sentida preocupación por ese núcleo central de la sociedad que es la familia, sobre la base de intuir fantasmas en probables ideologías para él seguramente disolventes y delictuales, partiendo de un supuesto teórico político -de acuerdo a un imaginario social descubierto por él que no alcanzó o no quiso explicar para que los profanos entendamos el meollo del asunto- de que la demagogia de la Revolución Ciudadana está calando en la familia, para desunir, cuando debe ser protegida al máximo... bla, bla, bla.
Además, él intenta convencernos que lo cerdoso del asunto de la crisis de la estructura familiar nace por generación espontánea o es producto de equivocadas decisiones de última data, porque el país -según el periodista- ha vivido "en el mundo mágico del bienestar doméstico" ofrecido por "ECASA" en cómodas cuotas mensuales que  nos ofrece el "sangrilá", la utopía de F. Fukuyama o el país de la leche y de la miel conseguido a través de la iniciativa privada y del libre mercado, donde también se subasta la felicidad, la armonía familiar, la ética, valores culturales, etc. para evitar -según él- ser inoculado con el virus de la  desunión a través de la cizaña ideológica, bla, bla, bla.
¿Para qué seguir haciendo análisis sobre comentarios que tienen el propósito y el fin de utilizar el "terrorismo mediático" para sembrar dudas, descontextualizar una propuesta, generar odios en vez de la  saludable controversia contra las verdades reveladas? Dice el adagio popular que no hay mayor ciego que el que no quiere ver. Y ciertamente que es así, pues quien padece de astigmatismo ideológico y ceguera política solamente es capaz de negar que vivimos épocas de cambio en este "cambio de época" llamado también aggiornamiento finisecular.

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: