Actualizado hace: 4 horas 48 minutos
Juan Vélez I.
Justo e injusto

Qué difícil porque, casi desde siempre, nuestro país ha sufrido conflictos políticos internos, y se ha tornado difícil de gobernarlo. La esencia del pueblo solo ha recibido maltrato de quienes captaron poder y éstos con eso le pagaron.

Jueves 06 Enero 2011 | 00:00

Se percibe que aún no ha despertado todo ese pueblo, que tiene los mismos derechos por igual y que la perversa actitud de anteriores gobernantes le arrebató.
Hoy el mal aún ronda, asechando dónde poder recalar para seguir mermando el bienestar colectivo y a cualquier costo conseguir réditos políticos y por ende económicos. Tus derechos y soberanía, hermanos manabitas y ecuatorianos, ya no deben ser subastados, porque tú y nosotros somos, ahora sí, con toda categoría, los mandantes.
Lo justo será que cada gobernante, sea éste parroquial, cantonal, provincial o nacional, que fue elegido con el voto popular y que ahora está sometido por ley y mandato de la mejor constitución de nuestra historia republicana, misma que en su artículo 105 dicta y sentencia la revocatoria del mandato, y que este mandante sea juzgado y sentenciado por sus malos actos. Pero, sugiero, que antes debería ser revisadas sus acciones y motivos del por qué es cuestionado y que esta revisión sea de manera clara y pública,  donde intervenga también el soberano pueblo como comisionado. Podríamos tomar un ejemplo: Si un gobernante, por negligencia de los organismos competentes que deben apoyar a las necesidades por deber a cada uno de ellos, éstos organismos en sus mandos medios tienen enemigos del proceso de cambio que lleva adelante el gobierno, y la falta de agilidad en sus funciones retrasan las obras de servicio público que los pueblos esperan, aquí los platos rotos los paga el gobernante.
Para mí, esto sería más justo, lo injusto sería que se trunque un proceso de donde se pueden prender los enemigos del pueblo que son los de antes, y que estos no han podido con los poderes Ejecutivos y Legislativo, y ahora intentarán minar este oportuno proceso de cambio desde las alcaldías, porque es notorio que se persigue a los alcaldes de A. Pais.
Señor Presidente de la República, usted y la actual legislatura fueron los causantes de darnos el derecho a expresarnos y todo un pueblo esperanzado así lo estamos haciendo, creo que todo está bien trazado y delineado, pero ordene a quien corresponda, que él o la Senplades sean más ágiles en sus deberes y obligaciones, a fin de que la obra física comunitaria sea más rápida y real, y que no paguen justos por pecadores. Que sea el pueblo el que juzgue realmente al que tenga que castigar.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala