Actualizado hace: 5 horas 37 minutos
DRAMA
Ángel no es asistido por entes sociales

La tristeza y la nostalgia no se van de la casa de la joven familia Ruiz-Marcillo. Allí los días son largos y monótonos. Todos esperan el milagro de la recuperación.

Miércoles 05 Enero 2011 | 00:00

El drama de este hogar, ubicado en las calles César Chávez y San Rafael, en Portoviejo, se inició el 9 de junio cuando el padre Ángel Ruiz Bravo, de 32 años, se cayó de una casa mientras trabajaba en la colocación de un cielo raso.
Luego de eso fue operado de la cabeza, incluso estaba en recuperación, pero se le infectó la fístula que tenía en la frente y le causó meningitis que finalmente le provocó la inmovilidad de gran parte del cuerpo.

Ayuda. Su esposa Carmen Marcillo lo asiste todo el día, le cambia los pañales, lo alimenta por medio de sondas y trata de adivinarle el pensamiento cuando hace un gesto con el ojo o con la boca.
La familia está desesperada, pues antes ambos trabajaban, pero desde que él cayó ella también debió dejar su trabajo en un colegio particular donde era auxiliar. Ahora no tienen ingresos económicos, pero sí 4 hijos de 6 a 11 años que estudian y necesitan ser alimentados.
Carmen se desespera y las lágrimas ruedan por sus mejillas cuando su niño menor de 6 años le pregunta: ¿cuándo es que papá va a salir de ese estado?, ¿cuándo va a caminar?.
La pobreza se ha instalado en el hogar, la familia ya no tiene qué vender para subsistir. Varios vecinos les han dado ayuda, pero él necesita muchos pañales, leches y medicinas especiales.
Gracias a un reportaje anterior varias personas la ayudaron en época de Navidad y les obsequiaron juguetes para los niños, así como raciones alimenticias; sin embargo, las entidades gubernamentales, dedicadas a dar asistencia social, no han aparecido.
Ella percibe que su esposo ha mejorado un poco, “ya no le dan tantas fiebres como antes”, dijo con un aire de esperanzas.
La esposa pretende que las autoridades del Ministerio de Salud le ayuden, aunque hasta ahora eso no ha sucedido y el padre de familia se recupera en casa sin ninguna asistencia médica.
La señora señaló que incluso en el departamento de Trabajo Social del hospital le dijeron que no le podían ayudar porque ellos eran casados y allí sólo colaboran con las madres solteras, “es como si fuera un delito estar casados”, indicó.
El Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) tampoco aparece con ninguno de los tantos programas especiales que promocionan en la prensa. Ella no recibe ningún tipo de bono. No le han dado ración alimenticia, aunque el caso tiene más de 6 meses.

Entidades. El director de Salud de Manabí, Néstor Gallegos, dijo que la esposa debe enviar un oficio solicitando la ayuda para trasladarlo a un hospital indicado para su recuperación.  Señaló que el MSP da asistencia médica especial.
Mientras que el director del MIES, Néxar Palacios, indicó que no conocían el caso y que el primer paso era canalizar la ayuda por medio del Ministerio de Salud, y aseguró que el MIES sí considera asistencia para personas discapacitadas y que ya iban a ponerse en contacto con la familia para darles algún tipo de ayuda. <

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala