Actualizado hace: 3 horas 10 minutos
DRAMA DE 3 niñas. LA MADRE SE FUE. AL PADRE LO ASESINARON
El desamor y la violencia las marcaron

Hace tres años el amor que Katty Bravo y Jesús Loor se prometieron, se acabó. Decidieron separarse. Ella se fue y él, con 33 años, se quedó con las tres niñas producto de los tiempos de carias y pasión.

Martes 04 Enero 2011 | 00:00


La vida era dura para las infantes sobre todo por la falta de estabilidad del padre quien sin trabajo fijo y sin rumbo en la vida, no podía asistirlas, finalmente el primer día del 2011 Jesús fue asesinado de 10 puñaladas. Sucedió a pocos metros de su casa en la ciudadela Nuevo Portoviejo, de la capital manabita.
Selena, María Fernanda y Nahomi Mayeli, de 8,6 y 5 años sólo tienen una foto de su papá en ella está vestido elegantemente con uniforme militar. Ellas no entienden porque lo mataron, la menor Nahomí, asegura que su papá esta de vaje y hasta se rie viendo la cara de tristeza de los adultos.
Ahora sin madre y sin padre las tres hermanitas  están al cuidado de sus abuelos paternos, los padres de “Bartolo”, como le decían a Jesús, tienen 83 y 82 años y aunque se valen por sus propios medios y no utilizan ni lentes, sus recursos económicos son muy escasos. Viven de lo que el abuelo, Carlos Loor, logra vendiendo carbón que él mismo produce. Cada saca la entrega en 10 dólares pero el carbón es un combustible pasado de moda y sin clientes fijos.
La casa donde habitan se cae hasta con mirarla, los techos desordenados y con huecos amenazan venir abajo. Cuando llueve, sea de día o de noche, todos los integrantes de la familia deben salir y ubicarse debajo de una casa vecina para no arriesgarse. Las camas son sin colchones, la cocina es un horno con carbón y en navidad no recibieron juguetes.
En medio de toda la tragedia la mamá llegó pero advirtió que no se quedará. Mientras les lavaba las ropas señaló que está comprometida y que trabajaba como asistente doméstica puertas adentro.
Señaló que cada semana enviará una canasta con compras y prometió que volverá cada que pueda. Dijo que las niñas se han criado con sus abuelitos y con ellos se siente bien, por ahora consuela a sus hijas por la violenta perdida del padre. Las niñas necesitan mucha asistencia sobre todo en ropa, colchones y enseres de hogar, techos y madera para la casa, pues es muy probable que en este invierno la vivienda termine de caerse. <
 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala