Actualizado hace: 2 horas 22 minutos
Fernando Naranjo-Villacís fnaranjo@gye.satnet.net Licenciado en CC. CC.
HOLA... 2011...

Ya estás con nosotros 2011, bienvenido a esta aldea donde habitamos seis mil quinientos millones de hermanos planetarios. Te recibimos con la esperanza de aprovechar creativamente cada minuto, con el espíritu emprendedor de los triunfadores, mirando todo lo bueno, todo lo positivo de este nuevo ciclo de vida.

Domingo 02 Enero 2011 | 00:00


Este debe ser el año de la motivación, es decir encontrarnos con un motivo, una causa o razón para actuar y prosperar. Lo esencial de esta arenga motivacional es que aún existimos y es preciso saber qué hacer con esta única experiencia de vida.
Una familia, una comunidad, un país, un planeta, está a la espera de mi aporte, de su aporte, no se trata de la suma del colectivo humano, es la actitud responsable de una persona lo que cuenta. Cuando escucho hablar de la “masa”, me parece risible, la “masa” es para el panadero; la sociedad valoriza el aporte decidido del ciudadano, del hombre de la mujer, uno por uno, persona por persona.
Debemos entonces, aprender a ser autosuficientes, incentivarnos nosotros mismos, aprovechar nuestras habilidades y capacidades para satisfacer nuestras necesidades básicas. Es esa la propuesta para alcanzar objetivos superiores, saber que cada ser humano constituye un poderoso agente de bienestar y prosperidad. Todo es cuestión de motivarlo a lograr el gran objetivo.
Llegar a ustedes con un mensaje rutinario de año nuevo, no es lo correcto, en un mundo injusto con glamour virtual y hambre real. Resulta justo y necesario, aportar una reflexión que se constituya en compromiso para mejorar la calidad de vida, revisar con seriedad aquellos valores humanos que están en peligro de extinción: honradez, respeto, ética, justicia, solidaridad.
Que el nacimiento del 2011 nos inspire a vivir plenamente y dejar de sobrevivir en la angustiosa jornada de conseguir el pan de cada día…Que los líderes empresariales, institucionales, educacionales, religiosos, políticos, se conviertan en maestros de la motivación para desarrollar y promover personas vibrantes, de alto desempeño productivo, justos, exitosos y felices.
Bienvenido nuevo año y nueva década.. sin la prisa de estos primeros del nuevo siglo. Necesitamos iniciar con optimismo, aprovechando todos los momentos, comenzar el 2011 creando, trabajando, pensando, amando, avanzando; superando los conflictos, los lutos.  Automotivarnos para la reconciliación, el cambio de actitud, el bienestar y progreso.
Sea un año de acción, comprensión e integración. Dios bendiga y proteja a nuestras familias y a nuestra Patria. Felicidades, amables lectores de EL DIARIO.  <

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala