Actualizado hace: 5 minutos
Raúl Omar Sabando Burgos
A mis amigos

Hoy y siempre quiero regalarte amistad, sonrisas, grandes sueños, las fuerzas de unas manos, un pedacito de humildad, un abrazo inmenso, un par de lágrimas, mi cariño más sincero, porque estamos otra vez en Navidad y eres especial.

Miércoles 29 Diciembre 2010 | 00:00


Otro año más que pasa. ¿Te has dado cuenta de lo de prisa que corre el tiempo? Pero sea lento o rápido, lo más importante es que seguimos aquí para despedir un año y dar comienzo a otro. Puede que el año que dejamos  atrás no nos haya ido muy bien, ni que hayamos podido cumplir los sueños que teníamos, pero a pesar de todo debemos de estar felices porque aún tenemos tiempo para compartir con quien queremos, para poder perseguir nuestros sueños y corregir nuestros errores. Porque aún tenemos el privilegio de expresarnos y en definitiva, sentirnos vivos.
Si miras hacia atrás, seguro que encuentras pequeñas cosas de las que te deberías sentir orgulloso (a) o satisfecho (a) de haber hecho sonreír a algún amigo que lo necesitaba, haber ayudado a alguien que lo precisaba,  haber conocido a alguna persona agradable en tu recorrido, que te ha hecho ver que queda gente estupenda por el mundo y la suma de esas pequeñas cosas  constituyen la felicidad.
Recuerda siempre que el mundo es mejor porque tú estás en él; podría pedir para ti mil deseos a las estrellas, pero solo le pediré dos: que encuentres el camino para ser feliz y tengas salud para disfrutarlo.
Para mí lo especial de la Navidad no lo son los árboles, ni las luces, sino el saber que sigues ahí y que seguiré teniendo la oportunidad de seguir conociéndote y disfrutar de ese regalo tan preciado que constituye tu amistad.
Te deseo de todo corazón y con mucho cariño, Feliz Navidad y Próspero Año 2011.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala