Actualizado hace: 20 minutos
A DEFENDER EL DÓLAR
A DEFENDER EL DÓLAR
Por: Walter Andrade
wandrade17@yahoo.com

Lunes 27 Diciembre 2010 | 00:00

De igual manera que una persona si gasta menos de lo que le ingresa puede ahorrar, lo que le servirá en el futuro para nuevos proyectos o de reserva para momentos de crisis, lo ideal es que un estado haga exactamente lo mismo: que venda más de lo que compra y que cree superávit con los mismos propósitos que una persona natural.

 Pero resulta que la dolarización que une en el Ecuador a pobres y ricos, montubios y citadinos, serranos y costeños, es virtuoso por tanto, ha dado lugar a un frenesí de compras, la principal vía por donde se fugan los dólares. El gobierno ante este peligro hace muy bien en tratar de defender, a toda costa, la dolarización. Pero claro, debe predicar con el ejemplo para que lo que proponga surta efecto en el menor tiempo posible. Por tanto, el gobierno debe cuidar los dólares que tiene a su cargo, que son muchos. No puede crear burocracia que no es indispensable ni incursionar en proyectos con financiamiento duro, ni considerar que el petróleo se va a mantener con precios altos. Hay que alentar, el gobierno lo sabe, el ingreso de divisas: vía turismo, exportación y por supuesto ahorrar lo que pueda.
Es que la dolarización es buena, aunque ha provocado la renuncia de la soberanía monetaria como lo dice el Presidente, porque ha permitido, entre otras cosas, el crédito a largo plazo. Prácticamente no hay ciudad, grande o pequeña, que no tenga un programa masivo de vivienda. Con el sistema monetario en vigencia es posible ofrecer un financiamiento cómodo al que todo mundo puede tener acceso. Y lo mismo se puede decir del crédito automotriz. Las calles de casi todas las ciudades, lucen congestionadas. Los datos hasta ahora conocidos dicen que en el 2010 se habrán vendido 120mil vehículos, un verdadero record. En todo esto tiene que ver la dolarización. Y del mismo modo como se venden vehículos, se venden toda clase de bienes importados. El déficit comercial, compras menos ventas, llega a 1250 millones de dólares. Y esto, de continuar así, pondría en peligro la dolarización.
La preocupación entonces está justificadísima. Y si el remedio ultra conocido es tener más ingresos para defender un modelo monetario que une, el gobierno debe dedicar todos sus esfuerzos a la creación de negocios que generen dólares o, como dice la retórica oficial, a sustituir lo que se importa. Y no basta un Código de Producción , se necesita confianza, un discurso pro-empresa y menos gasto público. <

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: