Actualizado hace: 7 horas 22 minutos
Portoviejo.Q94;amparo viviana z.m es la condenada
Sentencian a madre que prostituía a su hija

"Ansiedad, un lenguaje muy limitado, sudoración constante, y mirada huidiza" fueron algunas de las características con las que la psicóloga clínica Sandra Carrión Rodríguez describió a la menor de edad a quien su madre obligaba a prostituirse.

Lunes 27 Diciembre 2010 | 00:00

El caso de explotación sexual (proxenetismo) como lo tipifica el Código Penal ocurrió en Portoviejo.
La resposable fue identificada como Amparo Viviana Z. M, según la condena que le dictaron los jueces del Tercer Tribunal de Garantías Penales.
Ella deberá permanecer seis años de reclusión menor ordinaria en el Centro de Rehabilitación Social Femenino. 

Vviolación. L. C.C.Z, de 14 años de edad, narró que su vida sexual se inició de una forma violenta. Ocurrió a los 13 años de edad.
"Yo nunca viví con mi mamá, siempre lo hice con mi abuela, quien por su trabajo siempre llegaba tarde a casa", cuenta la niña, quien ahora ya tiene 17 años de edad.
Relata que el retraso de su abuela fue aprovechado por un primo,  quien tras amenazarla con un arma de fuego la violó.
Fue en el colegio donde notaron que L. C.C.Z estaba triste.
Tras ser interrogada por la orientadora del plantel la menor de edad confesó que había sido ultrajada, sin embargo por las amenazas que había recibido mintió sobre el autor del delito.
La revelación no prosperó, sino que más bien trajo consecuencias más graves para la alumna, según consta en el expediente resolutivo.

 Aborto. Tras la violación, la madre de la niña regresó a Portoviejo dejando temporalmente su trabajo en Quito. Narra L. C.C.Z que tras la violación la regla se le suspendió por lo que su madre la llevó a una clínica donde le practicaron un aborto.
El tormento empezó.
Cuenta la agraviada que tras ese suceso su progenitora le dijo "vistete que vamos a salir".
"Cogimos un bus hasta la terminal y de allí un bus a la vía Manta, yo no sabía a donde íbamos... hasta que llegamos al motel Lunas. El taxi nos dejó afuera y tuvimos que caminar", relató la denunciante a los jueces.
Agregó que en ese lugar su madre Amparo Viviana la entregó a un hombre, quien la obligó a mantener relaciones sexuales con ella.
Indica que fue el inicio de varios encuentros sexuales   obligados de los cuales su progenitora se beneficiaba económicamente adudiendo que "ya no tenía nada que perder".
La declaración de la menor, catalogada como convincente, clara, espontánea, narrada con lujo de detalles fue contudente para que los jueces declararan culpable a la mujer que le dio la vida. A estas pruebas se suman el examen médico legal practicado por el legista Vicente Párraga, la versión de los policías y los testimonios de los psicológos Sandra Carrión y Carlos Rengifo Pinargote, indica el expediente.
Afirman los jueces que los testimonios de la defensa no pudieron desvanecer los hechos atribuidos.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala