Actualizado hace: 7 horas 41 minutos
DANZA
Cuba festejó a Cuba festejó a

Cuba festejó el cumpleaños noventa de su legendaria bailarina Alicia Alonso, con una gala de música y ballet dedicada a la prima ballerina assoluta de la isla.

Domingo 26 Diciembre 2010 | 00:00



 EVENTO. El público en el dorado Gran Teatro en la Vieja Habana se puso de pie para ovacionar a la vivaz diva cuando esta -considerada una leyenda viviente del ballet internacional y un tesoro nacional en su nativa Cuba– entró con aire majestuoso y tomó el sitio de honor previo al inicio del espectáculo del lunes por la noche, en la víspera de su cumpleaños. Ataviada en una amplia capa beige y con uno de sus característicos turbantes –uno blanco salpicado con lentejuelas–, la gran dama le sonrió a sus admiradores y los saludó con la mano. Pese a una enfermedad ocular que la ha dejado casi ciega, Alonso continúa al mando del Ballet Nacional de Cuba, derivado de la Compañía de Ballet Alicia Alonso, que fundó en 1948.

 MÚSICA. Además de la emotiva interpretación de los bailarines Viengsay Valdés y Yadil Suárez, el espectáculo también contó con las actuaciones de la soprano cubana Johana Simón, los cantantes Polito Ibáñez e Ivette Cepeda, y una sesión de jazz isleño de Ernán López-Nussa y Habana Report.
El programa incluyó citas de luminarias mundiales de la danza sobre Alonso: “Desde que la vi en escena por primera vez sólo he soñado con bailar con ella”, manifestó el legendario bailarín ruso Rudolf Nureyev. <

 

Nacida en La Habana, el 21 de diciembre de 1920, Alicia Ernestina de la Caridad del Cobre Martínez Hoya comenzó a estudiar ballet a los 9 años. A los 15 se casó con otro estudiante de ballet, Fernando Alonso, y ambos se mudaron a Nueva York, donde ella bailó para el Ballet Caravan, actualmente el Ballet de la Ciudad de Nueva York. En 1940 se unió al Ballet Theater de Nueva York, que pasó a ser el American Ballet Theater.
Pronto la ascendieron a bailarina principal y obtuvo grandes elogios en los papeles de Giselle y Carmen, en los ballets de mismo nombre, así como en sus legendarias interpretaciones de El Lago de los Cisnes. La vista le falló temprano en su carrera, y bailó muchos de sus papeles famosos estando parcialmente ciega, guiada en el escenario por la ubicación de su pareja y de las luces. Las últimas siete décadas, su talento casi y su temperamento fogoso se han convertido en materia de leyenda. <

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala