Actualizado hace: 4 horas 21 minutos
Flavio Alfaro
Flavio convulsionó tras la tragedia

La expresión de Carlos Mendoza, alcalde de Sucre, no pudo ser más elocuente. En su trabajo como médico está obligado a ver escenas desgarradoras, pero el jueves llegó al límite.

Sábado 25 Diciembre 2010 | 15:29

En la capilla –improvisada como morgue-, detrás del hospital de la ciudad, el burgomaestre estuvo a punto de desfallecer al mirar la habitación repleta de cadáveres. La imagen de los cuerpos pálidos y otros desangrándose, hizo estremecer hasta los más hombres.

Sin embargo, en los alrededores, existía en los primeros momentos mucha calma, la cual se fue extinguiendo a raíz de la información trascendida en los medios de información.

Poco a poco a Flavio Alfaro fueron llegando cientos de vehículos y personas que habían perdido contacto con sus seres queridos. La intención era reconocer los cuerpos para aclarar las dudas. Muchos confirmaron la mala noticia, otros como Mayra García, que llegó desde Portoviejo, contaron con suerte. Entre los cuerpos no estaba su novio, quien le dijo que la visitaría.

Rómulo Montalvo, director del hospital, junto al equipo de médicos se las arreglaron para prestar los auxilios del caso. Se hizo un llamado urgente para que aquellos que les tocara descansar su sumaran a luchar por salvar vidas.

Milton Cuzme, empleado de un cyber de la localidad, expresó que muy pocas veces había visto tantos rostros extraños.

Las especulaciones estuvieron a la orden del día. Van 35-40 y hasta se habló de 50 muertos. El fiscal Gabriel Solórzano, quien dispuso el levantamiento de los cadáveres, contabilizó 36, cifra que oficialmente la manejan las autoridades.

Pasadas las 16h00 la paz retornó a Flavio Alfaro. Ya para esa hora se habían entregado las víctimas fatales a sus parientes, luego de la autopsia de rigor.

“Ojalá y nunca se repita una desgracia de esta”, exclamó Aura Arteaga, propietaria de un restaurante de la localidad.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala