Actualizado hace: 5 horas 32 minutos
EDITORIAL
Celebrar con precaución

La tradicional Noche Buena se festeja hoy con variedades de costumbres que generalmente se concretan en la reunión en la que sobresale el recogimiento familiar, factor adecuado para estrechar mucho más ese lazo indeleble del amor fraternal.

Viernes 24 Diciembre 2010 | 00:00


Porque el principal objetivo de esta celebración es fortificar a la familia con el recuerdo de aquel niño cuyo nacimiento se festeja anualmente para inculcar, en la conciencia de las personas, la llegada de aquel quien con su ejemplo  iluminó el sendero a seguir por la humanidad  en procura de un mundo justo y lleno de paz y prosperidad.
Y si es cierto que con el trajinar de los años parte de las tradiciones se han perdido de la vía señalada, es responsabilidad del hombre mantener el significado del mensaje, que no es otro que el ejercicio de las virtudes del ser humano para un mejor entendimiento entre ellos.
Por eso es que hoy hay que disfrutar con sencillez y alegría sana la fecha clásica de la Natividad, controlando la algarabía de los menores y la euforia de los mayores, tomando las precauciones del caso para que la Navidad sea de entero placer para todos.
Que aquellos buenos deseos para la familia sean extendidos al prójimo, amigos, conocidos o no, que forman parte de nuestro entorno y con quienes debemos laborar en comunidad de esfuerzos para lograr el desarrollo social.
Una comunidad no puede avanzar si sus integrantes marchan por caminos diferentes, piensan atropelladamente y tienen opuestos intereses; por lo que, a más de las actividades de diversión, la fecha es propicia para la meditación y la
contrición.
Que esta Noche Buena sea propicia para las mejores autoevaluaciones para saber si estamos cumpliendo como personas y mejorar el comportamiento personal, necesario para alcanzar un mayor entendimiento entre ciudadanos. <

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala