Actualizado hace: 5 horas 54 minutos
TRADICIÓN. el "chigualo", evento navideño de raíces manabitas
Inspirados con los versos y también aguardiente

El "chigualo", la Navidad montubia, se rescata como una tradición de raíces espirituales, que se mezcla con otras manifestaciones, pero todo en el entorno navideño.

Jueves 23 Diciembre 2010 | 00:00


VERSOS. Entre las exteriorizaciones figuraban versos, amorfinos y el baile.
Hasta inicios del siglo XX se bailaban dos ritmos musicales, uno era el amorfino, un género muy alegre de ritmo bailable y pegajoso. Otro era "La caminante". El primero tiene un dejo de danza española y el otro de polka alemana, según se refiere en el libro "El chigualo: la Navidad de los manabitas", de Alberto Miranda Vélez, con el apoyo del Ministerio de Turismo.
Se expresa que actualmente poco se sabría de estos géneros, si no fuera por el manabita Manuel de Jesús Álvarez Loor, quien conservó el canto y el baile propios de estas tierra, registrando la música en partituras.
Manuel de Jesús Álvarez escribió: "La música montubia es el alma del montubio, es el cerebro, es el corazón, porque con la música montubia es arrullado cuando niño, porque con la música canta sus citas de amor cuando es joven, y porque cuando es anciano sólo pide que le sepulten a su ritmo".
En toda la puesta en escena del "chigualo", no faltaba el "trago", el hecho de compartir con la bebida que alegraba los ánimos.
"No faltan los tragos 'salteaditos' entre los hombres, y los llamados 'brindes' con el rico aguardientede caña (currincho, fuerte o puro); otros fuman cigarros comprados o hechos por ellos mismos.
La bebida es el estímulo que permite que nunca se seque la garganta en las amenas conversaciones de cada noche. La toman a pico de botella o se sirven con un vasito y comparten". <

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala