Actualizado hace: 6 horas 41 minutos
J. Maldonado F.
HABLANDO DE PROPÓSITOS

Es una actividad de fin de año y de comienzos del siguiente; se trata de la formulación de los propósitos que cada uno se plantea para intentar cumplirlos en los siguientes doce meses.

Miércoles 22 Diciembre 2010 | 00:00

Es una buena práctica que motiva la dirección de acciones coordinadas hacia la satisfacción de ese objetivo o de varios, si alguien se atreve.
Alguien podría proponerse contraer matrimonio, o tener un hijo, o construir su casa o dejar de fumar; se entiende que eso es un compromiso con uno mismo, y se convierte en el estímulo para su cumplimiento.
Ahora bien, creo que a la colectividad ecuatoriana y me atrevería a decir universal, le está sobrando la beligerancia; las relaciones interpersonales se ven afectadas, en todos los niveles por la beligerancia que surge con facilidad entre las personas del grupo; igualmente, esa beligerancia es el signo que identifica a las naciones y, en ocasiones, llega a la agresión internacional que afecta la paz mundial.
Entonces, un buen propósito para el 2011 podría ser el reducir la beligerancia en todos los niveles para fomentar la paz, la concordia, el entendimiento entre las personas y las colectividades.
Haría mucho bien el que al reducirse la beligerancia, se pudiera fortalecer la comprensión entre las personas y los pueblos; yo creo que todos tenemos como objetivo el mejorar el nivel de vida y que solamente la ambición de unos pocos que pretenden obtener ventajas de su relación con sus congéneres, afecta el entendimiento.
Entonces,  los esfuerzos por fortalecer la comprensión entre las personas, siempre estarán justificados y contribuirán a que se generalice la aplicación de una relación menos inequitativa.
Y no es difícil a nivel de las personas, porque lo que genera la beligerancia es la desconfianza fruto del desconocimiento del valor que tiene, para el propio desarrollo, el que los demás puedan confiar plenamente en uno. Es que eso es fuente de satisfacciones, mejora los negocios, genera actividad utilitaria y permite superar la calidad de nuestro desempeño de manera continua.
Reducir la desconfianza y fortalecer la relación interpersonal requiere una comunicación más eficiente que tampoco es difícil, pues solamente debemos dejar de suponer lo que los demás piensan y regirnos por lo que ellos dicen; dejar de llenarnos de secretos para comunicar a los demás lo que deben saber acerca de nuestra posición.
Con esas bases, bien podemos hacernos el propósito de dedicar el 2011 a reducir la beligerancia y mejorar la relación interpersonal en todo el mundo.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala