Actualizado hace: 12 minutos
Veinte años no es nada…
Veinte años no es nada…
Por: Melvyn Herrera
melvynherrerac@hotmail.com

Lunes 20 Diciembre 2010 | 00:00

No voy a tratar sobre “Volver”, el bello tango que usa la expresión del título; me refiero es a la Cámara de Comercio Ecuatoriano Americana, Capítulo Manabí, que el mes pasado celebró 20 años de que la fundamos una decena de amigos que desde ese entonces -y seguro que hasta el presente- aún compartimos lógicos sueños de progreso para nuestro Manabí, la patria toda y obviamente nuestras economías.


La actual dirigencia nos reconoció el hecho y -delegado por los agasajados- expresé unos  agradecimientos y recuerdos que los extracto así: En 1990 nos animó a más de lo ya expresado, una nada romántica simpatía por la gran nación del norte, pero si el reconocimiento de que es el mayor mercado del hacer comercial, y también -lo he  publicado- que es una suerte de “segundo Ecuador” por el número de compatriotas que allá habitan; por ello, desde ese entonces era necesaria una entidad que a los manabitas, social y   comercialmente nos acerque más a instituciones y personas de esa nación. Para el empeño acudimos a la Cámara matriz en Quito, donde nos ayudaron a  institucionalizar nuestras ideas y elegir la primera directiva que presidió el fallecido don Juan Balda Balcázar, distinguiéndose desde ese entonces socios como él, Horacio Cantos, Emilio Bowen C., Freddy Platón y otros que ocuparon la presidencia a su debido momento; se han destacado también miembros como Hugo Calle, que residiendo en Portoviejo  aglutina y colabora con iniciativas de la entidad, al igual que Zaidy Macías, quien fue la primera mujer presidente; de igual forma, alternativamente hemos contado con una pléyade de eficientes socios – directores y también con buenos colaboradores.
Es meritoria la existencia de esta Cámara, debido a que ser miembro de ella no es obligatorio como hasta hace poco sucedía con otros gremios similares; esta entidad jamás ha tenido delegaciones en órganos administrativos públicos; al contrario, una de las características que la distingue es su apoliticismo total; por ello, nos ufanamos que sus socios obedecen nada más que a su convencimiento e ideales de progreso.
Ratifico públicamente lo que manifesté, destacando que a más de sus actividades empresariales la entidad aporta a la sociedad con obras sociales y de filantropía, como son las donaciones y el traslado de médicos norteamericanos a realizar masivas y gratuitas operaciones quirúrgicas a desfavorecidos de nuestra población.
Es oportuno relievar el trabajo y aportes de los socios para que esta Cámara prosiga al  servicio de Manabí, cumpliendo los propósitos de quienes la fundamos e intentando se pueda quintuplicar el titular de esta nota.  <

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: