Actualizado hace: 1 hora 30 minutos
MANABITA
Jesús Vélez: “El Estado me dio la espalda”

A Jesús Tranquilino Vélez Loor la falta de oportunidades en Ecuador lo llevó a tratar de buscarse la vida en otros lugares del planeta, sin imaginarse que en el trayecto viviría una tragedia más grande que la dejaba atrás.

Sábado 18 Diciembre 2010 | 00:00

En los últimos días el nombre de Jesús Vélez encabezó titulares internacionales, tras ganarle una demanda al estado de Panamá por los malos tratos que recibió mientras estaba en una cárcel en ese país.
Vélez nació en la parroquia Canuto de Chone. Estudió la secundaria en el colegio Carlos Pomerio Zambrano. Tiene familiares en Manabí y Esmeraldas.
Agobiado por la situación económica, decidió dejar el negocio de compra y venta de carros que tenía en Quito y en el año 2002 intentó emigrar a Estados Unidos a través de Centroamérica. El 11 de noviembre de ese año fue detenido por la policía fronteriza panameña en la provincia de Darién, por encontrarse indocumentado y sin visa. Lo trasladaron a dos centros de detención antes de llevarlo a un tercero, conocido como La Joya-Joyita, de Ciudad de Panamá.
En su blog cuenta que no se le reconocieron el derecho a la defensa, no tuvo acceso a un abogado ni  le facilitaron asistencia consular. Ni siquiera pudo hacer una llamada telefónica.
Narra que permaneció en una celda llena de reclusos, en pésimas condiciones de salubridad, sometido a malos tratos por parte del personal que trabajaba en la cárcel. El 10 de septiembre del 2003 fue deportado a Ecuador, por gestión de la embajada ecuatoriana.

 EN BUSCA DE JUSTICIA. La deportación fue el inicio de otro problema. Jesús Vélez salió enfermo, caminando con muletas, con la cabeza rota. Apenas podía ver porque el haber estado en una celda oscura durante tanto tiempo le debilitó la visión. Sólo vestía un pantalón corto y una camiseta.  Al llegar al aeropuerto de Guayaquil lo entregaron a la Policía y después de 24 horas fue liberado en la terminal terrestre de esa ciudad.
En una carta enviada a El Diario, Vélez cuenta que peregrinó por las oficinas de los organismos de derechos humanos en Quito. Fue a la Aldhu pero no recibieron su queja. Después acudió a la oficina de la hermana Elsie Monge, de la comisión ecuménica Cedhu, quien inicialmente tomó su caso pero luego lo tildó de loco y no podía saber más de su caso. En la oficina de derechos humanos del ex Congreso Nacional se contactó con María Augusta Rivas, quien le dijo que no podía hacer nada porque se podía poner en riesgo el estatus de refugiado de Abdalá Bucaram en Panamá.
También fue a la embajada de Panamá en Quito, pero sólo lo atendieron una vez.
En la Inred, a donde  acudió después, le comentaron que su caso no era muy grande y que la comisión lo archivaría si lo presentaba.
En la Defensoría del Pueblo también presentó una queja pero su caso desapareció.
“Fui a la Cancillería, a las oficinas de Patricio Zuquilanda, de allí un capitán Rodríguez y el asesor jurídico me sacaron a puño y patadas, me dijeron que quién me dijo que saliera del país”, narra.
Después preparó una carta para entregársela al entonces presidente Lucio Gutiérrez, pero éste se negó a recibírsela y lo hizo sacar a empujones de la Presidencia de la República.

 FUERA DEL PAÍS. Luego de haber agotado los recursos internos, Jesús Vélez acudió a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, en Washington. Según contó, no tenía la ayuda legal de nadie.
Después de un tiempo, la Cejil, una organización no gubernamental, se interesó por su caso y lo representó. Con otras organizaciones y universidades lograron que el caso tomara fuerzas, más aún cuando Vélez fue sometido a revisiones médicas.
El 14 de diciembre del 2010, la Corte Interamericana de los Derechos Humanos anunció que se había sentenciado a Panamá a pagarle a Vélez 7.500 dólares para que reciba atención médica y sicológica y 41.500 dólares por los daños materiales e inmateriales que sufrió el ecuatoriano durante el tiempo que estuvo detenido en ese país. <

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala