Actualizado hace: 2 horas 17 minutos
CONMEMORACIÓN
Quito celebra su aniversario
El teleférico es solo un ejemplo del progreso de la capital

Quito ha tenido un gran y vertiginoso desarrollo en los últimos años. Hoy es un día de júbilo para la capital y es celebrado también por los demás pueblos ecuatorianos, al conmemorarse un aniversario más de su fundación española, realizada el 6 de Diciembre de 1534 por Sebastián de Benalcázar, que le dio intrínsecamente la categoría o sello hispano, puesto que ya había existido Quito como capital del reino de nuestros indígenas antepasados.

Miércoles 06 Diciembre 2006 | 19:37

Benalcázar al llevar a cabo su objetivo inmensamente sublime del acto de Fundación de Quito, encontró a la ciudad convertida en cenizas y desolación, porque un luchador irreductible como Rumiñahui, al ver el avance de los soldados españoles, prefirió dejar ruinas, antes que un motivo de botín para los conquistadores extranjeros. La fundación española de Quito se hizo con 204 vecinos, que constituyen la base de la población que estructuraría la organización social y política de la nueva población con su cabildo a la cabeza. Sobre las razones por las que Benalcázar escogió el lugar, la explicación más plausible parece ser la de la estrategia militar: en efecto, la sinuosa topografía original de la urbe, rodeada de numerosas y profundas quebradas, la hacía ideal como punto de defensa ante eventuales ataques de los aborígenes. Grandes hechos históricos así como una sensibilidad patriótica a toda prueba han hecho de Quito un respetable centro de nacionalidad, cultura y progreso; su recuerdo es la legítima evocación de la nacionalidad a través de sus grandes hazañas. La ciudad mantiene su alta categoría de capital de arte, la sabiduría, el espíritu de la nacionalidad ya nítidamente figurada. Es la primera ciudad de Indoamérica que ofrece al mundo una escuela de originales creaciones artísticas. Es la primera ciudad que crea un Estado de recia estructura jurídica. Progreso y desarrollo Quito es para todos los ecuatorianos como un grande hogar, acogedor, cosmopolita, democrático, se cumple a cabalidad con el ideal de la nacionalidad; en su regazo maternal están todas las provincias de la Patria; allá afluye el Ecuador, desde todos los horizontes, como las aguas de un valle, a río más caudaloso, para buscar superación en todos los planos del trabajo y el espíritu, aquí se satura el corazón de idiosincrasia ecuatoriana. A partir de su fundación hispana, la ciudad vivió un proceso de rápido y dinámico desarrollo, que la llevó a ser designada centro de poder político, económico, judicial, militar y religioso el 29 de agosto de 1563, cuando se creó la Real Audiencia de Quito. Es la primera ciudad de Indo América que ofrece al mundo una escuela de originales creaciones artísticas. Es la primera ciudad que crea un Estado de recia estructura jurídica. Es la cuna de sabios cuyo pensamiento se adelanta a los tiempos, por eso se califica a Quito, Luz de América. Datos Afirma el historiador Humberto Oña Villarreal, en su libro Fechas Históricas y Hombres Notables del Ecuador, que las empinadas y tortuosas calles de Quito han sido fieles y mudos testigos de innumerables tumultos y escenas sangrientas hasta los actuales tiempos en busca de mejores días, como el 2 de Agosto de 1810 en que fueron bárbaramente asesinados varios patriotas. “Los orígenes históricos de la actual capital de los ecuatorianos no están muy claros y existen controversias al respecto. Durante mucho tiempo se aceptó la versión difundida en el siglo XVIII por el jesuita Juan de Velasco, nuestro primer historiador, acerca de la existencia de una organización política y económica anterior a la conquista de los incas en los territorios que hoy ocupa nuestro país, y cuyo centro de poder habría estado en la zona de Quito. Pero las actuales investigaciones históricas y arqueológicas parecen desmentir esta versión”, dice Oña Villarreal. Hoy se acepta la existencia de agrupaciones humanas más pequeñas y menos sofisticadas políticamente a lo largo de todo el país. En relación con la zona específica de Quito, estos se habrían asentado en los valles que rodean a la urbe moderna, debido a las bondades de su clima. Patrimonio de la humanidad Los valores culturales acumulados en el Centro Histórico de Quito, en medio de un paisaje natural de singular belleza, así como el estado de conservación del centro, llevaron a que la UNESCO declarara a Quito el 8 de septiembre de 1978, y confirmara oficialmente el 27 de julio de 1979; bien perteneciente al Patrimonio Cultural de la Humanidad. Curiosamente sólo en el año 1984, se lo reconoce como bien perteneciente al Patrimonio Cultural del Estado. A partir de ese acontecimiento se concretaron diversas ordenanzas municipales desde el año 1966 y en 1993 se recogieron las normas de conservación anteriores e incluyeron nuevas experiencias, ampliando la protección a otros sectores históricos significativos de la ciudad. Para 1978 se crea el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural a partir de la antigua Dirección de Patrimonio Artístico (1945) originalmente adscrita a la Casa de la Cultura Ecuatoriana. En 1979 se promulgó la Ley de Patrimonio Cultural que rige en la actualidad. El 12 de septiembre de 1988, el presidente de la República, Rodrigo Borja, firmó la declaratoria “Quito como patrimonio popular”, que consagró a la capital como un bien cultural.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala