Actualizado hace: 4 horas 3 minutos
TECNOLOGÍA
Por un mejor diagnóstico
Manuel Yanqui, ginecólogo obstetra, mientras le realiza una ecografía 4D a Ángela Holguín

Ángela Holguín tiene tres meses de embarazo, pero ya quiere ver a su hijo. Lo ha hecho ya con las tradicionales ecografías, pero ahora tiene la oportunidad de visualizar a su bebé a través de los modernos equipos en ecografías de cuarta dimensión.

Miércoles 06 Diciembre 2006 | 18:43

“La tecnología es maravillosa”, dice mientras contempla al feto en formación. El ecógrafo 4D permite observar las imágenes 3D en movimiento y a color. De esta manera se pueden ver por ejemplo diversas actitudes fetales con marcado realismo y además permite al médico ecografista adquirir más fácilmente las imágenes. Manuel Yanqui, ginecólogo obstetra de la clínica Yanqui, expresa que este sistema permite explorar las imágenes en cualquier plano para revelar hasta el más pequeño detalle con una sorprendente claridad y aplicar sofisticadas herramientas analíticas para obtener un mejor diagnóstico. Otros centros médicos como ENLOSA y varias clínicas manabitas también han invertido en nuevos ecógrafos. Y es que la tecnología de representación 4D en tiempo real produce hasta 25 volúmenes por segundo y provee imágenes ecográficas tridimensionales, lo que permite la visualización de movimientos del feto y otros procedimientos diagnósticos. Además, este nuevo equipo es beneficioso para estudiar la actividad motora y fisiológica del feto, y analizar retrospectivamente las imágenes o enviarlas por correo electrónico para interconsulta entre otros profesionales. Beneficios Con estos nuevos equipos los padres tienen la posibilidad de observar a su hijo en una visión tridimensional y en movimiento, y este hecho tiene un importantísimo valor afectivo y representa una experiencia única. Es posible curiosear el comportamiento del feto dentro del útero, ver por ejemplo su sonrisa o sus muecas con mayor precisión que en una ecografía tradicional o en una 3D, observar si es hiperactivo o está dormido, y descubrir así su identidad a lo largo del embarazo más íntimamente de lo que era posible hasta hace poco tiempo. Con la ecografía 4D en tiempo real los médicos pueden evaluar el corazón y detectar o descartar una enfermedad cardiaca congénita, sin necesidad de un dispositivo externo. La observación del bebé dentro del útero mediante ecografía tridimensional en movimiento o 4D, se recomienda entre las 16 y 30 semanas de gestación dado que las imágenes que se logran en las distintas etapas de esta franja gestacional ofrece mayor percepción del cuerpo y fisonomía del feto.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala