Viernes 31 Julio 2015 | ACTUALIZADO HACE: 5 minutos
DESTACADAS
Expectativas

El censo permitirá saber cuántos somos y para dónde podemos ir

Viernes 26 Noviembre 2010 | 00:00

La importancia del próximo censo de población y vivienda radica en la posibilidad de determinar el número de personas y realizar una planificación para el desarrollo en función de cuántos somos.

Según Emilio Barriga, delegado del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, el censo servirá para todo, para conocer el nivel de escolaridad, de profesionales, de las necesidades.
El alcalde de 24 de Mayo, Arturo Toala aspira a que la población de su cantón se eleve de 28 mil habitantes a 45 mil habitantes, porque ello beneficiará con más asignaciones. No obstante, está consciente de que los resultados que se obtengan incidirán en el presupuesto del 2012.
El primer censo, que tuvo lugar en 1950, reveló que el porcentaje de analfabetos en el país se elevaba sobre el 44 por ciento. En los siguientes censos se observa una variación de éste indicador. Por ejemplo, bajó a 32,5 por ciento en 1962 cuando se realizó el segundo censo; a 25,8 ciento en el tercero que fue en 1974; a 16,2 por ciento el cuarto en 1982, a 11,7 por ciento en 1991 y a 9,0 por ciento en el 2001.
Los censos también han revelado el número de habitantes por área. Se estima que en Manabí hay 1´366.173 habitantes, de los cuales 855.059 viven en zonas urbanas y 511.114 en zonas rurales.
El último censo realizado en el 2001 determinó que en Ecuador hay de 12´156.608 personas y que hay más mujeres que hombres.


+ NOTICIAS

“Perros que jamás ladraron”

Vicente Mendoza Pavón | 04:00 No, no me voy a referir a esa maravillosa obra de teatro del dramaturgo cubano Rogelio Orizondo, cuyo título encabeza este escrito; es que en nuestro país han aparecido opositores reclamando por la “vigencia de la democracia”, como si actualmente nos gobernase una dictadura. Se insiste en afirmar que en el Ecuador no existe la libertad de expresión, cuando todos los días escuchamos, leemos y vemos en medios de comunicación a presentadores de noticias y entrevistados expresar, con total libertad, versiones falsas, como aquellas que afirman que las salvaguardias arancelarias encarecerán todos los productos de primera necesidad. Una afirmación semejante tiene dos explicaciones: ignorancia sobre el tema u odio contra el Presidente.