Miércoles 22 Octubre 2014 | ACTUALIZADO HACE: 32 minutos
DESTACADAS
Día del Himno Nacional

BANDA Integrantes de la Banda de la Policía mientras entonan el himno. En la foto, Eugenio Mendoza toca el saxo

Foto:
CIVISMO

Día del Himno Nacional

Domingo 26 Noviembre 2006 | 17:14

En 1965 la Junta Militar de Gobierno fija el 26 de noviembre de cada año como el Día del Himno Nacional, estableciendo la obligación de iniciar los actos cívicos, deportivos y culturales y científicos con el Himno Nacional; y, desarrollar actos especiales en los centros educativos.

La declaratoria se dio mediante el decreto No.2630, firmado el 24 de noviembre de 1965. La letra del Himno Nacional fue escrita por el famoso poeta y novelista ambateño Juan León Mera, cuando ejercía el cargo de Secretario del Congreso. La historia de nuestro himno ha atravesado por algunas dificultades; antes de crearse el himno oficial, se escribieron diversas letras. Para Pablo Chilán, encargado de la Banda de la Policía de Portoviejo, el Himno Nacional es el canto patriótico que nos debe enorgullecer a todos y al que hay que tener una actitud de respeto y civismo. Historia La primera versión fue escrita por un autor anónimo y apareció el 20 de mayo de 1830. La segunda la escribió el poeta guayaquileño José Joaquín de Olmedo a petición del entonces presidente Juan José Flores. La tercera apareció en 1838, escrita por el general Flores. La cuarta la presentó en 1845 el doctor Agustín Salazar y Lozano. En 1865 se solicitó a Juan León Mera componer la letra del Himno Nacional y aceptó. Hubo algunos intentos por modificar la letra pero finalmente el Congreso Nacional de 1948 proclamó, como oficial el Himno compuesto por Juan León Mera (letra). Antonio Neumane, natural de Córcega, radicado en Guayaquil y artista galardonado en Europa, fue el que hizo la música que se mantiene hasta nuestros días. “Cuando cante el Himno Nacional debe hacerlo con respeto y cariño, pronunciando correctamente las palabras”, dice Chilán. HIMNO NACIONAL DEL ECUADOR CORO ¡Salve oh Patria, mil veces! ¡Oh Patria! ¡Gloria a ti! Ya tu pecho rebosa gozo y paz, y tu frente radiosa más que el sol contemplamos lucir. ESTROFAS I Indignados tus hijos del yugo que te impuso la ibérica audacia, de la injusta y horrenda desgracia que pesaba fatal sobre ti, santa voz a los cielos alzaron, voz de noble y sin par juramento, de vengarte del monstruo sangriento, de romper ese yugo servil. II Los primeros los hijos del suelo que, soberbio; el Pichincha decora te aclamaron por siempre señora y vertieron su sangre por ti. Dios miró y aceptó el holocausto, y esa sangre fue germen fecundo de otros héroes que, atónito, el mundo vio en tu torno a millares surgir. III De estos héroes al brazo de hierro nada tuvo invencible la tierra, y del valle a la altísima sierra se escuchaba el fragor de la lid; tras la lid la victoria volaba, libertad tras el triunfo venía, y al león destrozado se oía, de impotencia y despecho rugir. IV Cedió al fin la fiereza española, y hoy, Oh Patria, tu libre existencia es la noble y magnifica herencia que nos dio, el heroísmo feliz; de las manos paternas la hubimos, nadie intente arrancárnosla ahora, ni nuestra ira excitar vengadora quiera, necio o audaz, contra sí. V Nadie, Oh Patria, lo intente. Las sombras de tus héroes gloriosos nos miran, y el valor y el orgullo que inspiran son augurios de triunfos por ti. Venga el hierro y el plomo fulmíneo, que a la idea de guerra, y venganza se despierta la heroica pujanza que hizo al fiero español sucumbir. VI Y si nuevas cadenas prepara la injusticia de bárbara suerte, ¡gran Pichincha! prevén tu la muerte de la Patria y sus hijos al fin; hunde al punto en tus hondas entrañas cuanto existe en tu tierra: el tirano huelle solo cenizas y en vano busque rastro de ser junto a ti.