Actualizado hace: 2 minutos
Fútbol decadente
Fútbol decadente
Por: Lesme Antonio Macías Rengifo

Miércoles 21 Julio 2010 | 00:00

A inicios del campeonato nacional de fútbol del 2009, los comunicadores audiovisuales, radiales y escritos de la localidad, salvando honrosas excepciones, aplicaron inadecuadamente el poder de la comunicación para intentar forjar un equipo de ensueño, al que, desde ya le asignaban en forma apresurada y con cálculos exagerados, un lugar en la Copa Toyota Libertadores.

El triunfo de visitante de LDUP ante Emelec y la victoria de local ante la LDUQ desnudó la limitación del periodismo local para ser realistas y prácticos, humildes y mesurados, pero sobre todo muy profesionales a la hora de emitir juicios que en su mayor parte pecan de personalizados y procuran que el sentir de ellos sea el de la afición.
Titulares como “El vice campeón del mundo cayó de rodillas ante LDUP” sugerían un mensaje subliminal para los futbolistas, dirigentes y aficionados; fue una camisa de fuerza a la que fueron sometidos sin piedad, con plena conciencia de que LDUP era realmente un equipo muy limitado. La ansiedad, por la obligación de ser los mejores, llevó a los jugadores de LDUP a entorpecerse y encaramarse en un escenario de triunfalismo irreal, del que poco a poco tuvieron que descender; el periodismo no les dio tiempo ni oportunidad para que desarrollaran un  proceso normal que los encasillara con merecimientos en el lugar adecuado.
Los prejuicios, obviamente, empezaron a disolverse en forma lógica y sin mucha espera: en la tercera fecha, El Nacional actual, no el poderoso de antes, puso las cosas en su sitio y cortó de raíz en el mismo Reales Tamarindos una euforia  muy efímera. A partir de allí, con los mismos jugadores y dirigentes, las cosas cambiaron hasta el punto de encontrarse peleando, sin fuerzas ni jerarquía, un posible nuevo descenso de  categoría.
El fútbol, señor director, es un deporte de masas, un fenómeno socioeconómico que actúa como un termómetro emocional de los pueblos, y que por tanto, en nuestro caso,  debe fomentárselo y practicárselo con los elementos que se identifiquen plenamente con sus sentimientos, vinculándolo además, reitero, con una difusión periodística más real, responsable y objetiva.
Tatiana Hidrovo dijo alguna vez que el referente más sentido de los portovejenses es LDU, lo que confirma lo arriba expresado, y es que en apenas 40 años de vida, este equipo, en forma irreverente se situó por sobre el sentir de otros muy arraigados y añejos  fenómenos culturales, históricos y políticos de nuestro cantón.
Entonces, es una oportunidad histórica para que este innegable recurso deportivo se consolide en el espíritu de los portovejenses, estableciendo metas en base a un proceso que parta desde la etapa formativa y conforme un patrimonio humano que permita proyectarse, sin prisas pero seguro a aquel lugar que todos esperamos desde 1969.
Reformulemos el concepto de que con cuatro extranjeros seremos mejores, cuando en realidad con ocho de los nuestros, de los miles de jóvenes manabitas que ebullen de entusiasmo por jugar al fútbol y representar a nuestra provincia con alma de amateur, podremos lograrlo. Sin duda alguna.

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: