Actualizado hace: 9 horas 3 minutos
El puente y las gabarras
El puente y las gabarras
Por: Alfonso Delgado
adelgado@hotmail.com

Miércoles 21 Julio 2010 | 00:00

Si es que en efecto la inauguración del puente entre Bahía de Caráquez y San Vicente se lleva a cabo el miércoles 3 de noviembre, a partir del momento en que se lo abra al tráfico vehicular, el servicio de gabarras prácticamente quedaría inutilizado. No se justificaría el seguírselo manteniendo por razones obvias.

Ningún transportista usaría la gabarra para trasladarse de una orilla a otra teniendo las ventajas que daría el puente que, entre otras cosas, estaría habilitado durante las 24 horas.
No hay dudas que la feliz iniciativa del Presidente donante, Ing. León Febres Cordero, fue una solución para la transportación vehicular de la región. Tanto es así que, en su presidencia, el Arq. Sixto Durán Ballén donó la otra gabarra con el mismo fin. La primera  fue la "Bahía de Caraquez", y la segunda "San Vicente ".
Ambas embarcaciones fueron entregadas en propiedad al Consejo de Sucre, el que con acertada desición trasladó su operación y administración a la Armada del Ecuador, representada en este caso por la Capítania del Puerto de Bahía de Cáraquez. La municipalidad estaba consciente que para brindarse un eficiente servicio nada más acertado que sea un organismo especializado en transportación naval para una mejor operación. Y ese organismo era precisamente la Armada.
Pero es el caso que con el pasar de los años, y con el mejoramiento de la red vial, así como con el incremento del turismo receptivo de esta importante región, la utilización del servicio de gabarra fue un aumento a tal punto que en muchas ocasiones  fue tanta la demanda que había que esperar turno hasta por más de 4 horas, constituyendo esto una molestia que se sumaba a la insuficiente dotación de determinados servicios básicos.
Con el transcurrir de los años y de diversos gobiernos, la marginal de la Costa, ahora llamada la Ruta del Spondylus, ha venido haciéndose realidad por sectores y ante el enorme bache que constituía el estuario de los ríos Carrizal y Chone, llevó al actual gobierno a contratar hace tres años la construcción del puente, por ser parte de esa importante red vial. A buena hora que los trabajos están por culminar en cuestíon de pocos meses.
Y a partir de entonces, ¿qué pasará con las gabarras fuera de servicio?. La pregunta lleva a la meditación y a salomónica decisión.
Está fresco todavía lo sucedido con el fenómeno "El Niño" de 1998, cuando quedamos aislados por la destrucción de carreteras  y las gabarras sirvieron para el aprovisionamiento de agua, gas, víveres y toda clase de mercadería con la ruta hacia Manta. Es por esto que la Municipalidad deberá dejarse por lo menos una como reserva ante cualquier emergencia y para que también desarrolle actividades  de navegación turística  y a la otra que se le dé el destino que la municipalidad crea conveniente.
Que quede claro que esas gabarras tienen un solo dueño, que es el Consejo de Sucre, y esta municipalidad es la única competente a resolver el futuro de las mismas.
Cualquier intromisión sería arbitraria y ofensiva a Bahía de Caráquez y su Municipalidad.

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: