Actualizado hace: 3 horas 32 minutos
Alfredo Cedeño Delgado
El edificio de la gobernación

Como se sabe, Portoviejo fue fundada el 12 de Marzo de 1535 y de todas las poblaciones de lo que ahora es Manabí fue la única que en la colonia gozó del título de ciudad. Ese título, entre otras cosas, determinaba que la residencia del gobernador estuviera indefectiblemente en Portoviejo, puesto que “los presidentes gobernaban desde la capital de la Audiencia, los gobernadores en las ciudades, los tenientes y corregidores en las villas y los caciques en los pueblos”

Lunes 19 Julio 2010 | 00:00


Ya en la república, Portoviejo fue la capital de Manabí y siguió siendo la sede de la Gobernación. Aquí tenía su residencia oficial el gobernador, la misma que se ubicaba siempre en el domicilio portovejense que eligiera; es decir, que la casa que habitaba se convertía en sede del gobierno provincial.
En el año 1885, el gobernador de entonces, Don José Antonio García Pinoargote, el famoso “Cuco García”, vendió un cuerpo de terreno al Estado a fin de que se construya la sede oficial de la Gobernación. Ese terreno abarcaba una extensión considerable. Con dos frentes, uno hacía la plaza principal sobre la calle Sucre y otro sobre lo que es ahora la calle Córdova, García lo vendió con una residencia de dos plantas, que era su vivienda y que pasó a ser la casa gubernamental. A un costado, la catedral de Portoviejo, desvencijada y ruinosa, también ganó terreno, puesto que García donó una franja para que pudiera ampliarse a futuro.
En 1903, ese gran gobernador que fue el coronel Tomás Cleofé Larrea, empezó la construcción de un nuevo edificio para la Gobernación asentada sobre el terreno adquirido a García Pinargote. Con planos del propio Larrea, dos carpinteros constructores portovejenses la levantaron en 13 meses:
Ramón Loor y su ayudante Pedro Antonio Toro. Era una hermosa construcción de dos plantas, con dos airosos torreones y con amplios salones internos.
Por 41 años esa casa fue la sede del poder ejecutivo provincial. En octubre de 1944, el ya maestro Pedro Antonio Toro es contratado para demolerla; ¿la razón?, se iba a levantar un edificio de cemento y hormigón para que la Gobernación estuviera a tono con la época.
El más lejano antecedente de lo que es hoy el Consejo Provincial de Manabí fue la Junta de Obras Publicas de Manabí, constituida el 24 de Enero de 1920.
Después devino en el recordado Consorcio de Municipalidades y, finalmente, por 1945, el Consejo Provincial cuando su presidente era el Dr. Oswaldo Loor Moreira.
En el año 1948, ya senador por Manabí, el Dr. Oswaldo Loor consiguió del gobierno una asignación de trescientos mil  sucres para construir un edificio moderno que albergara a la sede de Ejecutivo. El dinero llegó a la cuenta del Consejo Provincial, que debió encargarse de la construcción porque tenía el personal competente y era la única entidad ejecutora en la provincia.
¿Por qué desgrano estos recuerdos históricos? Porque sobre terreno comprado para la Gobernación, con plata asignada para construir un edificio para la Gobernación, actualmente el Consejo Provincial aduce la propiedad del bien y, en efecto, se ha apropiado enteramente de la edificación. Sobre la cubierta de la edificación ha construido un “gallinero” antiestético, depósito y bodega de trastos viejos que ofende la visión del transeúnte.
El Consejo Provincial de Manabí le debe a Portoviejo la construcción de su sede, por ejemplo una edificación moderna fuera del centro de la ciudad, que procure un parqueo desahogado para sus múltiples usuarios. Trastocar la historia por conveniencia y desentenderse de sus obligaciones para con la capital de la provincia no es bueno.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala