Actualizado hace: 7 minutos
Arqueología
CALLES Y TORRES SOBRE UN BARCO

Los expertos que han examinado el barco de casi diez metros de largo parecen estar convencidos de que fue abandonado de forma deliberada en esa zona que, durante un tiempo, sirvió como basurero cuando el bajo Manhattan empezó a expandirse hacia el río Hudson, señala el diario The New York Times.

Domingo 18 Julio 2010 | 00:00

Arqueólogos de Nueva York esperan que nuevos hallazgos como un ancla y diversos elementos punzantes sirvan para datar con exactitud el navío descubierto por unos trabajadores en una excavación de la "zona cero" al sur de Manhattan.

Los trabajadores que limpian de escombros la "zona cero" hallaron la embarcación el pasado martes, enterrada a una profundidad de entre seis y nueve metros debajo de donde estuviera hasta el 11 de septiembre de 2001 el complejo del World Trade Center, construido en la década de los sesenta del pasado siglo.

Siglos atrás
La directora arqueológica de la comisión encargada de la preservación de los paisajes históricos de la ciudad, Amanda Sutphin, aseguró que el barco tuvo que ser depositado en esa zona a finales del siglo XVIII, puesto que un mapa de 1797 muestra en el mismo lugar una calle de nueva creación, señaló el Times.
"En 1800 había una calle encima de donde ahora se ha hallado el barco", explicó Sutphin.
Por su parte, el arqueólogo responsable de preservar el patrimonio histórico neoyorquino, Doug Mackey, explicó que una de las técnicas que podrían ubicar con exactitud la fecha de la embarcación es la "dendrocronología", la rama de la ciencia que usa los anillos de los árboles para datar la madera.
Mackey rechazó la posibilidad de que se trate de una embarcación ballenera, algo que se había sugerido debido a un arco de metal y unos ladrillos encontrados junto a los restos del barco y que el experto considera que podrían tratarse de piezas de una plataforma para cocinar de la galera.

Causa asombro
"La embarcación al parecer data de mediados del siglo XVIII y ha estado ahí por más de 200 años", señala el diario, que subraya que los arqueólogos de la ciudad están maravillados por la importancia del hallazgo, muy cerca de donde, según un mapa de 1797, había un embarcadero y donde se proyectó construir un lago.
Los expertos también dijeron que tienen que actuar con rapidez para rescatar la nave, ya que su casco de madera, al no estar ya protegido por la tierra, "se deteriora rápidamente en su contacto con el aire", por lo que lo están recubriendo con barro.
La ausencia de sol y la lluvia que afecta a Nueva York estos días, sin embargo, favorece la conservación de la embarcación, indicó el arqueólogo responsable.
Por estos días los distintos medios de comunicación internacional siguen de cerca la noticia.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala