Actualizado hace: 21 minutos
Cuba
Fariñas abandona huelga de hambre

El disidente cubano Guillermo Fariñas abandonó hoy una huelga de hambre y sed de 134 días que comenzó en homenaje al preso Orlando Zapata, fallecido el pasado mes de febrero, también tras un largo ayuno para pedir ser tratado como preso de conciencia.

Jueves 08 Julio 2010 | 15:00

En estos meses, Fariñas, junto a las Damas de Blanco, se ha convertido en uno de los rostros más internacionales de la disidencia interna de la isla en su causa para exigir la libertad de los presos políticos cubanos.

Con su largo ayuno, este psicólogo y periodista independiente ha puesto en peligro su vida, por la que se temía hace unos días debido a una trombosis yugular.

Guillermo Fariñas ha pasado la mayor parte de su huelga de hambre en la unidad de terapia intensiva del Hospital de Santa Clara, donde fue ingresado el 11 de marzo y donde ha recibido tratamiento médico, así como sueros de hidratación y alimentación parenteral.

Su organismo ha demostrado una extraordinaria capacidad de resistencia después de otros 23 ayunos de protesta realizados desde 1995, los más largos entre 2002 y 2003 (14 meses) y huelgas de hambre, la más prolongada por siete meses, en 2006.
 

Su vida

Nacido en Santa Clara, Cuba, el 3 de enero de 1963, familiarmente se le conoce por el sobrenombre de "Coco", apodo que le puso su abuelo por el color de su piel, más claro a diferencia del resto de los miembros de su familia.

Es hijo de un revolucionario que luchó contra la dictadura de Batista y formó parte de la expedición del "Che" a Zaire, en 1965, y de Alicia Hernández, una enfermera ya jubilada.

Cursó estudios en la escuela militar preuniversitaria "Camilo Cienfuegos" de su ciudad natal, a la que sus padres le enviaron para sacarle del barrio marginal de La Chirusa.

A los 14 años fue elegido militante de la Juventud Comunista y en 1981 fue enviado a la guerra de Angola como integrante de las tropas especiales cubanas a la provincia central de Huambo, donde fue herido en combate y dos veces condecorado, según una autobiografía que entregó a la prensa al inicio de su huelga.

Después, viajó a la antigua Unión Soviética, pero en 1982 se vio obligado a dejar el Ejército cubano después de que en un accidente, por negligencia de un superior soviético, inhalara un gas neuroparalizante, por el que estuvo internado en un hospital varios meses.

De regreso a Cuba, se le ofreció estudiar una carrera y optó por Psicología, en la que se graduó por la Universidad Central de Las Villas, donde manifestó su desacuerdo con aspectos de la línea política oficial, por lo que fue hostigado a raíz de estudios que realizó junto a un grupo de compañeros de curso sobre la obra del proscrito Sydmund Freud.

Tras su graduación trabajó como psicólogo clínico en un policlínico de la localidad de Camajuaní, y siendo allí secretario general de la Juventud Comunista fue expulsado de la organización por disentir de la dura condena a pena de muerte impuesta en julio de 1989 al general Arnaldo Ochoa, acusado de narcotráfico, actos hostiles contra un Estado extranjero y abuso en el cargo.

En 1991 Fariñas se trasladó a La Habana para trabajar en el hospital infantil Pedro Borrás, donde se enfrentó a la directora, a quien denunció por la sustracción de unos materiales destinados a la rehabilitación de la institución sanitaria.

Ese incidente, ocurrido en febrero de 1996, tuvo como consecuencia la detención y encarcelamiento de Fariñas en el penal habanero de Valle Grande durante nueve meses a la espera de juicio.

Fue entonces cuando Fariñas empezó a manifestarse como un preso de los que se declaran "plantados" (porque se niegan a vestir el uniforme de preso común por considerarse prisioneros de conciencia) y dio comienzo a la primera de sus más de 20 huelgas de hambre.

De regreso a su ciudad natal, dirigió el Foro de Estudios Sociales Martha Abreu, y la Biblioteca Independiente Dr. Roberto Ávalos, presidió el Colegio de Pedagogos en Villa Clara, coordinó el opositor Partido Liberal Democrático de Cuba y asesoró al disidente Movimiento Democrático Cristiano de Cuba.

En octubre de 2002 fue encarcelado y condenado a seis años y diez meses de prisión por los delitos de desorden público y atentado, pero fue puesto en libertad con una licencia extra-penal por razones de salud en diciembre de 2003.

A partir de entonces se incorporó a la prensa independiente, en septiembre de 2005 fue agredido en público por partidarios del Gobierno, y el 31 de enero de 2006 inició una larga huelga de hambre de siete meses, la vigésima en su cuenta particular, en demanda de un acceso libre a Internet para los cubanos.

En esa ocasión, también estuvo recluido en el hospital provincial de Santa Clara, donde recibió sueros por vía intravenosa y fue intervenido por un neumotórax.

El 31 de agosto de ese año puso fin a la huelga de hambre después de que varios disidentes se lo aconsejaran a causa de su delicado estado de salud, que le obligó a utilizar una silla de ruedas.

Esta huelga tuvo gran repercusión internacional y le valió varios reconocimientos como el Premio de Derechos Humanos de Weimar de 2006, aunque las autoridades de la isla no le otorgaron el permiso para viajar a recibirlo.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala