Actualizado hace: 3 horas 34 minutos
¿Para qué?
¿Para qué?
Por: Xiomara Navas Carbo

Martes 06 Julio 2010 | 00:00

Que paren el mundo que se quiere bajar, dice Mafalda, de las tiras cómicas. Y mi madre, de niña, me insistía que cuente hasta diez antes de hablar.

¿Parar?
¿Dejar de hablar, de hacer, de buscar, de salir, de pensar, de bailar, de aprender de leer y todo lo demás?
¿Bajar la velocidad de nuestras vidas ahora que se acelera incluso la frecuencia vibratoria de la Tierra (resonancia Schumanni
¿Para qué?
La sabiduría oriental habla de vaciar la taza para poder llenarla. Elemental, ¿verdad?
Sin embargo, lo que hacemos es rebosarla. Desbordamos nuestras vidas con información, bienes, actividades, amistades, experiencias, comidas, viajes...  Todo esto en tal cantidad que en realidad no valoramos ni disfrutamos cada cosa en todo su potencial.
Y nunca vemos el fondo de la taza.
No obstante, también vale resaltar lo importante que es llenar la taza para poder vaciarla. Pero llenarla sin desbordarla. De manera consciente, valorando cada ser o suceso que ocurra en nuestras vidas y sobre todo respetándonos a nosotros mismos.
Entonces el gran desafío será saber parar cuando se llene la taza. Detenerse, sentir, revisar, aclarar, tomar decisiones... ...empezar a vaciar la taza.  Reconocer lo que es justo y suficiente. 
“Hondo fondo de la nada”, dice el poeta irlandés S. Beckett, y en el Génesis leemos que la Tierra estaba vacía antes de la creación...
¿Parar entonces para poder criar?
Es decir nutrir y cuidar al ser que realmente somos, que ha quedado sofocado bajo  tanta actividad y  desenfreno de la vida actual.
Criar a ese ser interior para que pueda crear.

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: