Actualizado hace: 27 minutos
Obligación de todos
Obligación de todos
Por: Erwin Valdiviezo
evaldiviezo@eldiario.com.ec

Martes 06 Julio 2010 | 00:00

En eso se convierten las convocatorias a los dos actos trascendentes que se realizarán en Portoviejo por estas horas: el de hoy, llamado por el municipio a una especie de asamblea popular; y el de la próxima semana (una marcha) organizada por la Universidad San Gregorio, y que en ambos casos tienen que ver con esa especie de termómetro de nuestro civismo y querencia a una ciudad que, de a poco, se nos ha ido deteriorando por varios factores.

La asamblea popular de hoy no debe ser ni plataforma política y menos aun suma de palabras o “discursos” de los dirigentes de a uno (como sostiene Jorge Bello), que con seguridad estarán tratando de “mostrarse” en un salón que debe servir más para saber qué es lo que aspiran los buenos y auténticos ciudadanos; y para recibir esa especie de “rendición de cuentas” de los  munícipes en su reclamo al gobierno, y con qué argumentos van a probarle a la comunidad que no es la euforia, el grito o el manifiesto lo que dará lo que la ciudad necesita, sino la planificación, el sustento y el objetivo de entender y practicar hacia dónde mismo es que se va a dirigir la capital de los manabitas.
No paro, no relajo, no gritos o insultos; sí argumentos, dignidad y fuerza de portovejenses para, casa adentro, hacer un auto-análisis de lo que hemos perdido y de lo que aún podemos rescatar con la decisión de la población; y con la obligación de nuestras autoridades y representantes de ser más “entregados” a la defensa de derechos y obras que nos asisten, y en procura de una posición digna frente a un gobierno que nos ha colocado como ciudad y habitantes con menos derechos que otras ciudades y habitantes del resto del país.
Hoy debe haber un pronunciamiento sobre la “hoja de ruta” de la ciudad en sus obligaciones internas y también sobre las exigencias al poder central; pero lo que hoy se decida deberá ser el antecedente y también el mejor argumento para la otra convocatoria (la marcha de la próxima semana), en donde masivamente la población irá a las calles, pero con el conocimiento pleno de por qué salimos y qué esperamos, lo que significa hacer conocer al país ( y también al gobierno) que estamos inconformes y que necesitamos apoyo y recursos para proyectarnos como una ciudad en crecimiento.
El ejercicio cívico de estos días es bueno, porque prueba, primero, que no estamos “dormidos”; y, segundo, que aún podemos rescatar ese orgullo, esa dignidad y esa autoestima que fue característica del portovejense; y que con seguridad se probará hoy y la próxima semana. Por ello es que vale convocar a todos para que participemos de estos actos, que con seguridad serán el inicio de una nueva historia de logros que bien se lo merecen una ciudad y sus habitantes, que ya estamos cansados de tanto parche y justificativos.

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: