Actualizado hace: 3 horas 52 minutos
Internacionales
Fieles católicos decepcionados piden suspender actas de bautismo en Bélgica

La dimisión de un obispo tras confesar que abusó sexualmente de un menor de edad ha provocado en Flandes una cascada de peticiones de anulación de actas de bautismo por parte de “católicos defraudados”.

Lunes 05 Julio 2010 | 20:15

Roger Vangheluwe, obispo de Brujas, dimitió en abril pasado luego de admitir que había abusado sexualmente de un menor en los años 80. Según una encuesta realizada por el periódico flamenco “De Morgen” (“La Mañana”), afín al Partido Socialista de Flandes, comunidad del norte de Bélgica, en la ciudad de Amberes se han multiplicado por tres las peticiones de anulación de actas de bautismo, hasta cerca de 400 en poco más de dos meses.

Cardenal conocía los hechos, pero nada hizo

“No podemos procesar tantas solicitudes. Estamos desbordados”, afirma un portavoz del arzobispado de Amberes, a unos 60 kilómetros al norte de Bruselas.

El procedimiento para anular un acta de bautismo se inicia con una carta al obispado correspondiente, de la diócesis donde el interesado haya sido bautizado.

Según el derecho canónico, la Iglesia puede decidir si procede a ello o no. Si lo hace, se trata de un mero acto simbólico, sin valor jurídico para la Iglesia, apunta “De Morgen”.

La confesión el pasado abril de Roger Vangheluwe por haber abusado sexualmente de un menor familiar suyo en varias ocasiones en los años 80 fue la gota que colmó el vaso y reveló la gravedad del problema.

El anterior primado belga, el cardenal Godfried Dannels, conocía esos hechos pero nunca actuó contra el obispo de Brujas.

Amenazas de muerte a jueces

Apenas transcurrida una semana desde la dimisión en bloque de la comisión independiente que debía aclarar los presuntos casos de abusos sexuales a menores por parte de miembros de la Iglesia Católica de Bélgica, la Justicia del país está recibiendo amenazas anónimas para que frene las investigaciones, ahora en sus manos.

Según informan hoy medios belgas, la cadena pública francófona RTBF lleva toda la semana recibiendo correos electrónicos, desde una dirección “IP” (un servidor informático) sin identificar, en los cuales se exhorta a la Justicia a que “deje de meter sus narices” en los expedientes sobre abusos sexuales, previamente en manos de la comisión.

“Nadie debería extrañarse de que un día de estos veamos el cadáver de un juez (que investigue casos de pederastia) muerto en la calle acribillado a balazos”, asegura una fuente del Ministerio belga de Justicia, que pidió el anonimato, citada esta tarde por la emisora flamenca.

Desde que la comisión independiente presidida por el psiquiatra Peter Adriaenssens presentara la dimisión en bloque el 28 de junio, la tensión entre bastidores de la Iglesia Católica belga y las asociaciones de defensa de las víctimas de presuntos abusos sexuales por parte de sacerdotes es grande.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala