Actualizado hace: 16 minutos
Eva N Ferraz margar225@gmail.com
Aulas, tirantes y crucifijos

En un colegio español, tres chicas han sido “devueltas a casa” por vestir indumentarias demasiado ligeras, circunstancia que se repite cada año con la llegada del buen tiempo.

Domingo 04 Julio 2010 | 00:00

Cuando las normas de una escuela, que consideran no apropiado ese modo de presentarse en las aulas, son rebatidas por padres y alumnos al tiempo que se retiran de las mismas los crucifijos, se demuestra la conexión de ambos talantes. Una pasarela de muslos, escotes, espaldas, barrigas y pechos, no dejan de desprestigiar el ámbito sensato en el que uno adquiere conocimientos y madura, se forma y aprende a acatar las normas de los superiores. Además no deja de ser molesto recibir intimidades no solicitadas, dentro y fuera de las aulas. Quizá por eso se retiran los crucifijos, reproche de unas actitudes que desintegran el misterio de lo femenino, hoy más necesario que nunca, cuando las leyes de igualdad quieren que las mujeres sean valoradas por lo que son y hacen, y no por la anatomía que dejan al descubierto sin que nadie se lo pida, a pesar de que no favorezcan el núcleo privilegiado de la feminidad: ser madres.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala