Actualizado hace: 5 horas 4 minutos
Luis Herrería Bonnet
El dueño del circo

Fue patético lo ocurrido el 25 de junio del presente año, cuando en la ciudad de Otavalo, a 60 kilómetros de la capital del Ecuador, se instaló lo que los tres chiflados calificaron de Cumbre de la ALBA, a la que no asistieron cinco de ocho mandatarios que forman parte del ente disparatado.

Sábado 03 Julio 2010 | 00:00

 Tanto el paranoico anfitrión como sus dos sempiternos invitados, Hugo Chávez y Evo Morales, lanzaron estrambóticos discursos, en que se dieron el gustazo de hablar acerca de lo que les vino en gana. Lo que se le olvidó al culturalista Morales fue explicar cómo era posible que insistiera en la inclusión de todos los indígenas de la región, mientras que los nativos del Ecuador eran excluidos por la fuerza pública e impedidos de ingresar a la reunión, que será recordada como un nuevo círculo exclusivista que pone al descubierto la falsía de aquellos que se llenan la boca de indigenismo. De lo que no se olvidó fue de agradecer a Chávez por impulsar reunión tan selectiva, que con la salvedad de Alexandra Ocles y muy pocos afrodescendientes tampoco hubo consideración para este grupo étnico.
El economista Rafael Correa demostró, una vez más, que cuando está tras cientos de uniformados, con bombas lacrimógenas, caballos y otros instrumentos de combate es muy capaz de insultar a los miembros de la CONAIE; que también es capaz de argumentar que los indígenas se dejan influenciar por los “gringuitos”; así como fue capaz de permitir que un extranjero como Chávez haga burla grotesca con la reciente visita de la señora Hillary Clinton a nuestro país. ¿Dónde estuvo la cacareada soberanía a la que Correa alude cada vez que le conviene, al consentir que se entrometan acerca de una entrevista donde poco faltó para que cayera de hinojos? ¿Dónde, Correa?
Hugo Chávez, rabioso y desesperado porque el pueblo venezolano ya se aburrió de sus arbitrariedades y sabe que las encuestas para las elecciones del próximo mes de septiembre le son vergonzosamente desfavorables, se dio a la abusiva tarea de despotricar contra el indigenado ecuatoriano, sin entender que la reacción de esa respetable agrupación social responde a las estúpidas medidas adoptadas por “su muchachito” y que han servido para que nuestro país se agite continuamente en razón de la crisis que se refleja en lo social y económico, por falta de democracia, trabajo, seguridad, educación, salud y todo lo que cínicamente se ofreció y no se cumplió.
Está demostrado que Chávez sólo tiene calidad para ser dueño de un circo, el mismo que cada vez pierde más pista, ya que su diseño político es un rotundo fracaso, como lo ha demostrado al permitir que en su país se hayan podrido miles de toneladas de alimentos, que se encontraban en bodegas estatales y que en buen estado hubiesen servido para satisfacer necesidades vitales durante un mes a toda la población llanera, hoy lánguida por culpa de un patán que se da el tupé de hambrear a un pueblo lleno de riquezas.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala