Actualizado hace: 4 horas 22 minutos
Enrique Delgado Coppiano
Concordia y trabajo

Amainados los estragos de la llamada estación invernal, la costa ecuatoriana, y entre ella nuestra provincia Manabí, parece vivir un estado de normalidad climática, que es propicio para que se inicie una era de realizaciones en diversos campos y obras que requiere la misma para aprovechar todas sus potencialidades.

Sábado 03 Julio 2010 | 00:00


Para emprender en lo dicho tiene que a su vez existir un clima de concordia nacional, que permita, dentro de los cauces legales,  impulsar  un reencuentro de voluntades, de unión, de correspondencia y confianza, entre dirigentes y dirigidos, entre quienes fueron electos magistrados para que con su accionar se ganen la confianza de los dirigentes provinciales y cantonales, y de ello surja una consolidación de acciones que permita que, trabajando en  alianza se logre llevar adelante todo aquello que, por diversos motivos, ha quedado retrasado, así como también iniciar las nuevas acciones tendentes a cristalizar obras urgentes que cada pueblo y cada rincón patrio requieren para hacer más llevadera su vida, y a su vez, entregar el fruto de su trabajo honrado en beneficio de la colectividad entera.
Manabí espera que se aprovechen los meses secos, para que sin la excusa de que no se puede trabajar por las lluvias y aguas retenidas,  su sistema vial se ponga a punto de óptimo servicio, así las vías Rocafuerte – El Rodeo; San Antonio – San Vicente; Portoviejo – Santa Ana; Lodana – Sucre (24 de Mayo); Tosagua – Rocafuerte, que pasó su período de asentamiento de terraplenes; Flavio Alfaro – El Carmen, que presenta varios daños estructurales por la existencia de fallas geológicas; Pimpiguasí – Junín -  Calceta – Chone; Jipijapa – Noboa; San Vicente – San Isidro – salida a Balzar; se constituyen en una imperiosa realidad para dar la atención  al agro, a la ganadería, a la horticultura, que devienen en gestión a favor de la mediana y gran industria y del sector artesanal, todos ellos deben ser fortificados y preparados para que cumplan su papel en el futuro emprendimiento de otros grandes proyectos que se han anunciado para Manabí, es decir todo lo que se requiere es trabajar con tesón, calidad y cumplimiento.
Aprovechemos también estos meses para limpiar los cauces de los ríos cuando se puede penetrar a ellos y nos preocupa el mantenimiento que se debe  dar a los dos grandes bancos de agua que tiene Manabí, las represas de Poza Honda y La Esperanza, que requieren un cuidado extremo, pues sin ellas en servicio se paralizaría casi todo Manabí. Después del último NIÑO se hizo una fuerte inversión en reparar estos dos sistemas que sufrieron grandes daños, de esto hace siete años. Actuemos ahora, Gobierno Central, nuestros 22 alcaldes, todos ellos muy bien intencionados, junto al Consejo Provincial, a quienes debe proveerse de los fondos para los proyectos que han presentado.  Pero esto es ya,  no se pueden  desperdiciar los 6 meses venideros.
 
 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala