Actualizado hace: 13 minutos
Manta
Terminal contará con cuatro guardias

La Terminal Terrestre estuvo 12 años sin guardias, pero desde el lunes contará con cuatro vigilantes.

Viernes 02 Julio 2010 | 07:41

Durante años la terminal se había convertido el manjar de los delincuentes porque no había vigilantes y porque según los comerciantes, los controles que hace la Policía son escasos.
Ramón Macías, administrador de la estación, informó que los guardias trabajarán en coordinación con los agentes de la Unidad de Policía Comunitaria  (UPC) para evitar que los delincuentes continúen arranchando celulares y carteras a los pasajeros.
Sostuvo que dos vigilantes estarán vigilando las instalaciones en el día y los otros dos en la noche.
El funcionario informó que la mayoría de los asaltos ocurren en la madrugada. Se estima que en un día al menos tres pasajeros son víctimas del hampa.
Hace cinco meses a Joaquín Moreira le robaron su celular cuando compraba un boleto para viajar a Guayaquil.
El asalto ocurrió de madrugada; dos delincuentes se le acercaron, lo amenazaron con un arma y le quitaron su teléfono valorado en 90 dólares.
Leopoldo Briones, comerciante, informó que la delincuencia se había incrementado en las noches porque los agentes sólo hacían controles hasta las 18h00.
Espera que con la llegada de los guardias, los pasajeros y comerciantes estén más seguros.

 delincuentes. Varios comerciantes indicaron que la mayoría de los ladrones amenazan a los pasajeros con cuchillos y armas de fuego.
Hay delincuentes que esperan a los pasajeros que se bajen del bus para arrancharles sus teléfonos. Y otros que permanecen parados esperando a que los viajeros se distraigan para robarles el equipaje.
Los vendedores agregaron que los asaltos se incrementan los fines de semana y cuando es feriado como Carnaval y Año Nuevo.
La terminal cuenta con un retén donde hay tres policías con un patrullero para los controles en el sector.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala