Actualizado hace: 3 horas 57 minutos
Internacionales
Obama asegura que EE UU "está preparado" para regularizar a 11 millones de inmigrantes

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó este jueves que su Gobierno seguirá adelante con una reforma exhaustiva del sistema migratorio que "refleje nuestros valores como un Estado de Derecho y un país de inmigrantes".

Jueves 01 Julio 2010 | 16:53

No obstante, expresó su convencimiento de que es posible "dejar la política a un lado" y que los partidos, tanto el Demócrata como el Republicano, se unan para aprobar un sistema que "rinda cuentas".

Regilarizar 11 millones de indocumentados
La mayoría de los estadounidenses y de los legisladores demócratas, afirmó, "están preparados" para una reforma que incluya una vía para la regularización de los casi once millones de indocumentados que se calcula residen en EE UU, multas para los empresarios que contraten a inmigrantes y que refuerce la seguridad en la frontera.

En un discurso para defender la necesidad de una reforma migratoria exhaustiva que pronunció en la Facultad de Diplomacia de la Universidad Americana, en Washington, ante una audiencia de unas 250 personas, el presidente estadounidense dijo que la reforma del sistema de inmigración es un asunto "emocional" que se presta a la demagogia y que se ha usado para dividir y enardecer a la gente.

Para sacarla adelante, agregó, son necesarios los votos de la oposición republicana pues sólo con los 58 demócratas en el Senado no hay "síes" suficientes para garantizar que la medida sale adelante, algo para lo que hacen falta 60 escaños.
"Sin el apoyo republicano no podremos resolver este problema, ésta es la realidad política y matemática", admitió, tras recordar que en intentos previos de acometer la reforma sí se contó con el apoyo de legisladores de ese partido.

"Sistema fracasado"

El presidente estadounidense aseguró que su Gobierno no irá posponiendo la reforma de un sistema "fundamentalmente fracasado".

"Hemos dejado claro que este Gobierno no va posponiendo las cosas y la reforma migratoria no es ninguna excepción", indicó en una alocución en la que, como se esperaba, no efectuó ningún anuncio y se centró en resumir su visión sobre la reforma.

Obama insistió en que una reforma migratoria debe contar con una vía para la legalización de los indocumentados, pues poner todo el énfasis en la seguridad en la frontera y detener y expulsar a los once millones de ilegales es "imposible desde el punto de vista logístico".
El sistema actual para permitir la entrada de inmigrantes legales, subrayó, también ha fracasado, pues ha dado lugar a grandes colas y a menudo deja fuera a candidatos aptos debido a su alto coste y la necesidad de contratar abogados.

Críticas a la ley de Arizona
El sistema, apuntó, ha dado lugar a iniciativas como la ley de inmigración de Arizona, que convierte en delito ser inmigrante indocumentado y que el presidente estadounidense ha criticado como "mal concebida" y que puede dar pie a la discriminación contra los hispanos.
Leyes como la SB1070 de Arizona "ponen una enorme presión contra las fuerzas del orden locales que se ven obligadas a hacer cumplir leyes de cumplimiento imposible", sostuvo el presidente estadounidense.
Entre los presentes en la Universidad Americana, el primer gran discurso del presidente sobre inmigración en su mandato, estaba el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, representantes del "caucus" hispano en el Congreso como la representante Nydia Velázquez o el jefe de Policía de la ciudad de Phoenix, en Arizona, Jack Harris.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala