Actualizado hace: 3 horas 20 minutos
Siete años y un sueño
Siete años y un sueño
Por: Claudio de Castro

Jueves 01 Julio 2010 | 00:00

Hace siete años, en un día como hoy, mi esposa Vida y yo nos levantamos muy temprano. Nos dirigimos emocionados a la iglesia del Carmen. Teníamos un propósito: visitar a la Virgen en su día.

Llevábamos en nuestras manos un pequeño manifiesto y un sueño.  Juntos, leímos aquella carta. Le contábamos a la Virgen nuestro anhelo de fundar una editorial Católica, Ediciones Anab.  Queríamos llevar esperanza, animar al desanimado y mostrar que era posible la santidad.
Teníamos grabadas en nuestras almas aquellas palabras de san Josemaría: “Soñad y os quedaréis cortos”.
En esos días sabíamos muy poco del tema. La pensamos como una editorial familiar.  Los libros los armaríamos en casa, artesanalmente. Escribimos cuatro libros, los publicamos y arrancamos. Suponía que todo saldría de maravilla, el éxito instantáneo, pero no fue así. Tuvimos muchas dificultades.
A menudo me preguntaba si me había equivocado. 
Un día mi hermano me dijo: “Lo que ocurre es que no sabes vender”. Y me enseñó. Luego aprendí a usar programas de diseño gráfico y  a diagramar los libros.  Con el tiempo las cosas fueron mejorando.
Lo más importante, lo aprendí en el camino: “Tendría que confiar en Dios”.
Y es que un apostolado sin oración y confianza, es inútil.
Comprendí que mi mayor dificultad no eran las ventas bajas, o los libros poco llamativos.  Mi problema era que no confiaba lo suficiente.  Tendría que aprender a confiar.
De esto se encargó el buen Dios. Y lo hizo de una forma sorprendente.   
Empezó de esta manera: Necesitaba una suma elevada de dinero para unas portadas y no la tenía. Se me ocurrió visitar a Jesús en el Sagrario. Le dije: “Yo hice mi parte. Si quieres que se publiquen los libros, debes hacer algo”. 
Me quedé un rato rezando y me marché. A los días me escribe una editorial de Brasil.  Querían publicar mi libro: “El Camino del Perdón”, en portugués.  “Se nos hace difícil enviarle los derechos de autor poco a poco", me dijeron,  "pero si usted lo permite,  se lo enviaremos todo mañana”.  ¡Era la suma exacta que necesitaba!  ¡Apenas podía creerlo! Recibí el dinero y corrí a pagar las portadas.  Desde ese momento, casi a diario, tengo vivencias con el buen Dios. Las anoto, al igual que las de muchos otros que viven en Su presencia y no se cambian por nadie.   Con estas anécdotas escribo los libros, que no han dejado de salir.  La mayoría con más de diez, o quince ediciones.
Nuestra misión es: “Llevar esperanza”.
Nuestro lema: “Un libro, un alma”. Y nuestra meta: “un millón de libros”. A siete años de aquel día ya no me cuestiono si podremos llegar. Sencillamente sigo el consejo de san Benito: "Trabaja y reza".
Tengo la certeza de que, con tus oraciones y  tu apoyo,  este sueño se hará realidad.

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: