Actualizado hace: 12 minutos
NUEVA YORK
Crimen de odio: la esperanza de los Sucuzhañay

La familia del inmigrante ecuatoriano José Sucuzhañay, asesinado en 2008 en Nueva York, se mostró esperanzada hoy en que el jurado encargado de juzgar a Keith Phoenix, uno de los implicados en el crimen, determine que fue con el agravante de odio.

Lunes 28 Junio 2010 | 16:19

"Sentimos más esperanza, porque la fiscalía ha presentado con mayor claridad la motivación del asesinato de mi hermano", manifestó hoy a Efe Diego, uno de los hermanos de la víctima que actúa como portavoz de la familia Sucuzhañay en el caso.

"Esperamos que ellos (los miembros del jurado) entiendan la ley y, junto con las evidencias, hagan lo correcto y puedan dar un veredicto como crimen de odio, que eso es", aseguró.

Phoenix está acusado de golpear a José Sucuzhañay hasta causarle la muerte, agresión en la que también tomó parte Hakim Scott el 7 de diciembre de 2008.

En esa fecha, José y su hermano Romel caminaban por una calle del barrio de Brooklyn abrazados para protegerse del frío, y fueron atacados por los dos hombres, que bajaron de un vehículo y, tras proferir insultos racistas y homofóbicos, les atacaron.

En mayo pasado un jurado encontró a Scott culpable de homicidio, pero sin el agravante de odio racial como proponía la fiscalía, lo que causó conmoción y disgusto a la familia de la víctima, entre numerosos políticos neoyorquinos y organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes en esta ciudad.

Otro tribunal distinto no consiguió ese mismo mes llegar a un veredicto respecto de la misma acusación que afrontaba Phoenix, por lo que en el cuarto día de deliberaciones, la jueza Patricia di Mango decidió anular el juicio y convocar otro, con un nuevo jurado, para este mes.

La parte acusadora y la defensa concluyeron en la mañana del lunes la exposición de sus alegatos finales.

Se prevé que, tras instruir la jueza sobre los cargos que se le imputan al acusado y otros detalles legales, los miembros del jurado inicien hoy mismo las deliberaciones.

"Nosotros sabemos claramente que mi hermano no estaría muerto si no hubiese sido por el odio que este señor, Keith Phoenix, reflejaba en su interior y fue lo que le impulsó a bajarse del auto, a gritar insultos raciales y a asesinarlo", manifestó Diego.

Phoenix y Scott, ambos afroamericanos del condado neoyorquino del Bronx, participaron en el crimen ocurrido un mes después de que en otro hecho también fuese asesinado el ecuatoriano Marcelo Lucero, ambos sucesos causaron profunda consternación en Nueva York y entre la comunidad hispana.

Diego explicó que este nuevo proceso judicial contra Phoenix, en el tuvo que volver a testificar su hermano Romel, "es muy doloroso" para toda la familia, aunque señaló que están dispuestos a hacer los sacrificios necesarios para lograr que se haga justicia.

"Sabemos que mi hermano no revivirá pero, por lo menos, esperamos que el sistema judicial pueda enviar un mensaje claro y de esa forma evitar o disminuir el ritmo con que está sucediendo este tipo de crímenes de odio", agregó Diego Sucuzhañay.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala