Actualizado hace: 5 horas 39 minutos
Adelante Manabí
Adelante Manabí
Por: Jaime Enrique Vélez

Lunes 28 Junio 2010 | 00:00

Eres mi orgullo y mi encanto prolífica tierra donde yo nací, engalanada de verde follajes, frondosidades que se pierden en el inmenso azul, hogar del Supremo arquitecto, Creador del universo, que puso en tí lo mejor de su sabiduría, para crearte bella, exquisita, feraz y generosa.

 En tu vientre fecundas las prodigiosas riquezas que germinan y manan cual Edén celestial para convertirte en maravilloso manantial surtidor de la patria. Eres mi terruño, jirón del Ecuador agraciado y dadivoso, eres mi montubia provincia la razón de mi vivir, cuando recorro tus fructíferas praderas donde se cosecha en abundancia y con calidad, trabajo de nuestros hermanos campesinos que laboran con generosidad para abarrotar los mercados de la ciudad, todo ello a pesar de no ser bien atendidos por el señor gobierno.
Cuando fui un chiquillo me encantaba fondearme en tu mar, cuántas aventuras, cuántas correrías hice a lo largo de tu litoral; ahora en el presente, con los años locos de la juventud ya vividos, sosegado meditabundo extiendo mi mirada hacia el poniente perdiéndome en el grandioso azul, hasta donde el  viejo sol con el crepúsculo se vuelve bermejo cual volcán ignívomo, hasta que el simétrico vuelo de una bandada de gaviotas me tornan a la realidad.
Me plugo en tu placentero paisaje que me arrebatan a un efluvio de lontananzas, y me trasladan a las comarcas vecinas donde Elías, el poeta, escribió nuestro hermoso y nostálgico pasillo “Manabí” y entiendo su melancólico “Vivir lejos ya no puedo de tus mágicas riveras, Manabí de mis quimeras, Manabí de mi ilusión”. Que linda eres tierra mía.
En cualquier rincón de tu geografía que me encuentre, mi alma se enarbola y suspira al escuchar un verso de Vicente, una nota musical de Constantino, “Una cumbia en Manabí” con los Jokers o “Tierra bendita” con los auténticos; y por qué no, “Crucita la bella” con los Hispanos, mis recordados amigos colombianos que por siempre te añoran Manabí.
Manabí, feudo ancestral, vasto en historias épicas que te atiborran de grandeza, cuna del viejo Eloy que con su tesón y bravura te hizo conocer del mundo, su espada libertaria aún blande en la patria, gestas que hoy todavía se evocan y te hacen más grande. Junto a él sus montoneros, patriotas que lucharon por un ideal y perecieron por orden de un criminal y una horda de malevos que la pira encendió, abrasando sus molidos cuerpos pero no sus ideales.
Pero no todo es atractivo para esta región, célebre por sus nombres raros, amorfinos, coplas, contrapuntos, versos, refranes y ni qué decir de los apodos; secularmente ella ha sido víctima del olvido de los gobiernos, sólo le paran bola en tiempos de elecciones. Y esto sucede porque no hay verdaderos líderes que luchen y se entreguen por alcanzar su efectivo desarrollo.
Hoy la sorprende un año más de su creación orlada con su raído vestido, cienosa, discriminada y marginada, sin el apoyo de sus varios asambleístas que más hacen el rol de ditirámbicos hacia el poder central. Por eso yo, como tu hijo, te digo: ¡adelante Manabí!

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: