Actualizado hace: 45 minutos
Celebrar a Manabí
Celebrar a Manabí
Por: Walter Andrade
wandrade17@yahoo.com

Lunes 28 Junio 2010 | 00:00

Hace dos días se recordó un nuevo aniversario de la provincialización.

Y está bien que así sea, porque es  la oportunidad para realizar un inventario de lo que se ha hecho y, lo más importante, lo que  se ha dejado de hacer para que esta región después de tantos anos de provincia tenga una meta que alcanzar, un horizonte  al que mirar y un futuro por lograr.  No se trata entonces  de mencionar lo que una institución pública por obligación tiene que hacer, sino si sus obras representan verdaderos cimientos para que la provincia crezca o si abraza con pasión las grandes causas de la provincia.
Sentir que se está haciendo algo porque se está cumpliendo con el deber es igual a creer que un padre  debe sentirse realizado porque ha enviado a sus hijos a la escuela o los ha hecho atender del médico cuando se han enfermado. Estos son deberes, como sabe todo el mundo, inherentes a la calidad de padres, por lo tanto es lo mínimo que se puede hacer.
Pero lo que espera la provincia de la institución que tiene que liderar el desarrollo por tener jurisdicción provincial, no es lo de rutina, lo mínimo, lo que en estos tiempos suena a básico, sino que esperamos, porque se están viviendo tiempos duros, altamente competidos, obras que constituyan bases firmes, inamovibles, para que la provincia encuentre la ruta del crecimiento, que es lo que va a dar a los manabitas empleo, bienestar. No es pues una aulita por aquí, una canchita por allå, un computador más. Eso esta bien.
Al fin y al cabo son regalos y a caballo regalado no se le mira el diente. Lo importante es saber que esos regalos no hacen a la provincia más grande, en términos económicos naturalmente, ni tampoco la colocan en posibilidad de competir por la inversión foránea, ni siquiera la local, y en consecuencia no se incrementan las fuentes generadoras de trabajo, obligación ineludible de un organismo provincial.
Entonces hay que preguntarse, con ocasión de este aniversario, si nuestros productores primarios tienen mejores vías para sacar su producción, es decir si este problema de décadas se ha solucionado. Es que no es posible concebir que en pleno siglo 21  los agricultores aún sigan sufriendo por los mismos  problemas que sufrieron sus abuelos y
tatarabuelos.
Solucionar este problema representa crear riqueza, empleo, y además desarrollar  un amor a la provincia.
De manera que regalar una canchita está bien pero es igual que obsequiar un juguete a un hijo:  el hijo disfruta, pero lo importante es la educación para otorgarle herramientas para que enfrente la vida.
La pregunta es entonces: ¿Cuándo Manabí tiene realmente derecho a celebrar?

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: