Actualizado hace: 46 minutos
Jorge Xavier Tapia Mendieta jota_itiel@hotmail.com
¿Solución o incompetencia?

La disposición de los ministerios de Gobierno y Turismo, de limitar los horarios de venta de bebidas alcohólicas y prohibir su comercialización los domingos, es un claro resultado de la incompetencia e imposición que existe de parte del ministerio de gobierno al no saber qué hacer para frenar la incontrolable ola de delitos, que lo único que logra es crear normas ridículas, ineficaces y, sobre todo, causar el rechazo popular a quien dirige este ministerio.

Domingo 27 Junio 2010 | 00:00

También deja entre dicho la capacidad que cumple la cartera de Turismo por parte de quien la representa, puesto que es absurdo crear este tipo de imposiciones que lo único que provocan es pérdidas incuantificables y una verdadera agresión al sector comercial y turístico de nuestro país.
Tomar decisiones de manera arbitraria sin consensuar con quienes hacen turismo y comercio es una clara demostración de la agresión que existe hacia los pequeños comerciantes, puesto que hay otras alternativas para disminuir los altos índices de inseguridad; ¿o acaso un sicario asesina en estado etílico? ¿o un ladrón conduce su motocicleta borracho? NO!!! El ministerio de gobierno debería invertir en seguridad, su labor es la de proteger al ciudadano no la de menguar su capacidad de producción.
Nuestra constitución nos garantiza el trabajo, pero estas actitudes nos limitan y suprimen el esfuerzo de progreso y mejor las actividades del pequeño comerciante. Es hora que nos preguntemos si esta es una verdadera alternativa para solucionar problemas de inseguridad, o simplemente socapar la incompetencia de estas carteras de Estado, que no saben cómo actuar ante esta problemática que lo único que provoca es el rechazo de quienes tenemos las ganas de superación y de poder llevar un pan a nuestros hogares.
La regularización de bebidas alcohólicas lo que provocará es una gran disminución en las finanzas en el sector turístico, y miles de personas desempleadas al ser afectados miles de comercios. Es hora de que en realidad nos pongamos a trabajar, pero de una manera responsable y sin perjudicar a quienes trabajamos de una manera horada; no es justo que por culpa de la delincuencia paguemos el precio quienes nunca hemos cometido un delito y queremos llevar un pan a nuestros hogares de manera honrada.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala