Actualizado hace: 2 horas 6 minutos
España
Portovejense entre las víctimas
Foto: La víctima es el joven de camiseta azul

Un portovejense sería uno de los seis ecuatorianos identificados que fallecieron al ser atropellados, el miércoles por la noche, por el tren Alaris en la estación de Castelldefels, en Barcelona de España.

Viernes 25 Junio 2010 | 20:35

Familiares de Franklin Vladimir Chóez Troncozo, de 21 años, en Portoviejo, recibieron la desagradable noticia ayer, a las 06h00, a través de una llamada telefónica.
"No creo que esté muerto. Él fue mi sobrino, pero como si hubiese sido mi hijo", era la expresión de Lourdes Troncozo, cuando estaba en la casa, ubicado en la avenida Guayaquil y 12 de Marzo, al lado de la capilla San Pedro, en la que vivió Franklin por más de 18 años.
"El Chico Frank", como lo conocían sus amigos, viajó hace dos años y medio a España acompañado de su hermano Gabriel. Ambos fueron llevados por su madre, quien tenía más de 8 años radicando en el país europeo.
No trabajaba y sólo se dedicaba a estudiar. "Porque su madre quería que fuera un profesional, pero a él le gustaba cantar y bailar", expresó un primo.
"Lo único que sabemos es que él fue hasta las playas de Castelldefels a celebrar las fiestas de San Juan y fueron atropellados por un tren", dijo entre sollozos María Lourdes Vélez, prima del fallecido.
En la casa de María Luz Vélez Pazmiño, abuela materna de Franklin, lo que más sonaba era el teléfono convencional. A cada momento recibían información de lo que pasaba en España.
Martha Mantuano, una vecina de vio crecer a "El Chico Frank", consolaba a Lourdes. Mantuano recordó que en la verbena que se hizo en el barrio, en el 2007, Franklin cantó y bailó.
Otro recuerdo que no olvida Mantuano de su vecino fue que él organizaba las fiestas con sus amigos en la casa de su abuela.
En el cuarto que tenía "El Chico Frank" en la casa de su abuela aún hay fotografías en la que se lo observa contento acompañado de su abuela materna.
En un tubo de papel, que está guardado en un cajón de madera, también hay otras fotografías familiares en las que aparece Franklin sonriente.
"Esto son sólo recuerdos que nos dejó", dijo la prima del manabita.
Troncozo espera que el cuerpo de su sobrino sea repatriado hasta el país para darle cristiana sepultura en el cementerio de Portoviejo.
"Esperamos que el Gobierno Nacional nos confirme el día que traerán el cuerpo de mi hijo (sobrino)", dijo entre sollozos la mujer.
En la sala de la casa, de una planta y construida de hormigón armado, se levantó una capilla ardiente. En una mesa cubierta con un manto blanco hay dos velas, un ramillete de girasol y la Virgen de Fátima, entre una de las últimas fotografías que se tomó Franklin en España.

Más muertes de ecuatorianos en españa

El nombre de Franklin Chóez Troncozo no aparece en la lista de los ecuatorianos fallecidos en el accidente ferroviario ocurrido en España y que proporcionó el cónsul de Ecuador en Barcelona, Freddy Arellano.
Sólo hay los de Danny Ariosto Cedeño Caina, 25 años; Fernando Chamorro Pinchao, 24; Janela Lizeth Luna Correa, 17; Rosa María Vilar Arboleda, 18; Claudio Javier Mejía Aguas, 24, y uno de 21 años que sus familiares pidieron que no proporcionaran el nombre.
Pero Lourdes Troncozo dijo que su hermana Catalina le aseguró que uno de los muertos era Franklin Vladimir.
En total fallecieron 13 personas. Los ecuatorianos, dos bolivianos y un colombiano. Aún falta por identificar a 4. Además hubo 14 heridos, pero 3 permanecen en estado crítico.
El Gobierno "lamentó profundamente" la muerte de los ecuatorianos.
El ministro de Exteriores, Ricardo Patiño, expresó en nombre del Estado "su sentida condolencia a los familiares de las víctimas", a quienes ofreció su "apoyo total" para repatriar los cadáveres.
Aunque ya hay seis identificados, el cónsul general de Ecuador en Barcelona, Freddy Arellano, ha recibido comunicación de al menos ocho familiares que hablan de parientes "desaparecidos", después del grave accidente ferroviario. Según cifras recopiladas por el Instituto Nacional de Estadísticas de España, 1.956 ecuatorianos murieron en el país ibérico durante una década, cantidad equivalente a 16,3 fallecimientos por cada mes, siendo los accidentes y el cáncer las principales causas. En España también hay fobios de los europeos hacia los latinoamericanos, principalmente los ecuatorianos. El atentado de ETA en  la terminal 4 del aeropuerto de Barajas, el 30 de diciembre del 2006, terminó con la vida de Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala