Actualizado hace: 4 horas 18 minutos
Mi ciudad …
Mi ciudad …
Por: Galo Barcia

Viernes 25 Junio 2010 | 00:00

En la edición de El Diario, del miércoles 9 de junio del 2010, el amigo Marcelo Farfán escribe un comentario titulado Autoestima, en el que desnuda sin tapujos la situación inclemente del portovejense frente a la situación caótica de nuestra ciudad. De hecho, lo expresado por el amigo referido no es nuevo para quienes reconocemos con dolor las calamidades por las que atraviesa nuestra ciudad, abandonada a su suerte y retrocediendo cada día más, en pleno siglo XXI.

Y siendo como es, en efecto, una de las ciudades más antiguas de la América española.
Y como hombre y pensador que está con el progreso en todos sus ámbitos, reconozco y aplaudo el vértigo de adelanto que pasa y sigue pasando por otras ciudades manabitas. Pero no estoy de acuerdo, y reacciono, dentro de mi paz, con algún enfado, cuando alguien se atreve a comparar ese crecimiento aludido con Portoviejo, minimizando a la ciudad de mis celebrados ancestros…
Estimo yo, y sin lugar a dudas, que no tuvimos suerte cada vez que nos tocó elegir esta dignidad y concejales. Para que don Vicente Mendoza sea considerado como el último buen alcalde que tuvimos; y de eso ya han pasado como treinta años, significa que todo ese lapso fue perdido, y que no se hizo nada por arrumbar a Portoviejo por los caminos del progreso. Y eso explica, sin dudas, la situación en la que se encuentra…
Por ello estoy con Marcelo Farfán y su abundante explicación sobre la autoestima, en la que evidentemente hemos caído los portovejenses; de tal manera que, al parecer,  nos da absolutamente lo mismo que su suerte cambie o siga como está, en un ambiente de quemeimportismo  alarmante y vergonzoso. Y estoy con la marcha, que a nombre de nuestra autoestima y dignidad prepara para una fecha fijada con oportunismo…

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: