Actualizado hace: 1 hora 55 minutos
Manta
Correa apoyará investigación

La muerte de Max Madnick Chamberlin, un estudiante estadounidense de 21 años, ha motivado el pronunciamiento del presidente Rafael Correa, quien comprometió su apoyo para que este asesinato no quede en la impunidad.

Viernes 25 Junio 2010 | 10:20

El mandatario hizo las declaraciones durante su programa semanal de radio “Diálogo con el Presidente”, al relatar un encuentro en Quito con la madre de la víctima, Ellen Madnick, a quien le ofreció todo su respaldo para que se resuelva el caso.
Antes, el gobierno de los Estados Unidos también lo hizo por medio del vicecónsul en Guayaquil, Jonathan Lalley, quien dijo  “para mi gobierno es muy importante que sancionen a los responsables de este crimen”.
Max Madnick fue encontrado a las 23h30 del 3 de noviembre con un tiro en la cabeza dentro del auto un Renault, color gris. El hallazgo fue detrás del restaurante Martinica, en Barbasquillo. Aún estaba vivo y dos horas después falleció en el hospital Rafael Rodríguez Zambrano.
Su historia

Antes de venir a Manta,  Max trabajó para la empresa AT & T en la venta de celulares en Portland, Oregón, de donde era oriundo. Era un vendedor exitoso.
Fue entonces cuando se le presentó la oportunidad de venir a esta ciudad como estudiante de intercambio en el colegio Julio Pierregrosse.
Residía con una familia anfitriona de apellido Bowen; vivió un año en esta ciudad y en ese tiempo conoció a Jaqui Silva, de quien se enamoró; luego regresó a los Estados Unidos.
En mayo de 2009, Max renunció a AT & T para regresar a Manta  para visitar a su novia Jaqui  y construir un pequeño edificio de apartamentos en la vía a San Mateo.
Ya tenía planeado quedarse a vivir  en el edificio de tres pisos y vivir de los alquileres.
En una página web, familiares de Max narran que el joven se enteró que sólo los extranjeros residentes de Ecuador pueden tener títulos de propiedad de bienes inmuebles por eso  decidió poner la propiedad a  nombre de su hermano de acogida, en este caso Emilio Bowen, esto hasta que Max consiga su residencia legal en el Ecuador.  La obra estaba casi concluida cuando Chamberlin fue asesinado.
La noche del  2 de noviembre, Max dejó a su novia Jaqui Silva en su casa y regresó al domicilio de su familia anfitriona; luego habló con Jaqui por teléfono durante unos veinte minutos y se dispuso a dormir.
Minutos después, alguien, al parecer conocido, lo llamó para solicitarle ayuda.
Max salió de la casa de los Bowen y luego de una hora y media fue encontrado agonizante, después falleció en
el hospital.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala