Actualizado hace: 18 minutos
Nacionales
Gobierno brasileño se compromete a ayudar "sin límite" a la zona devastada

El Gobierno brasileño se comprometió hoy a extender "sin límites" la ayuda a la zona del nordeste del país devastada por las lluvias y las riadas del pasado fin de semana, que dejaron 46 muertos y casi 200.000 desplazados.

Jueves 24 Junio 2010 | 16:51

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, asumió el compromiso "político, humano y moral" de ayudar a las poblaciones de esta región, una de las más pobres de Brasil, en una rueda de prensa celebrada en Recife, capital de Pernambuco, tras visitar las zonas más afectadas.
El mandatario anunció que su gabinete ha quintuplicado las ayudas, hasta los 550 millones de reales (unos 309 millones de dólares), un volumen cinco veces superior a lo inicialmente prometido.
Según las autoridades, estos recursos ya han sido distribuidos a partes iguales entre los estados de Pernambuco y Alagoas.
"Lo que vimos en la calle es muy diferente de lo que aparece en la televisión o en el periódico", describió Lula, después de sobrevolar los municipios más castigados, algunos de los cuales aún están parcialmente inundados, sumergidos en una maraña de escombros y lodo y sin suministro de luz y de agua potable.
El mandatario brasileño también pidió empeño a los alcaldes y gobernadores para levantar los municipios afectados y anunció que no se va a permitir que se vuelva a construir en áreas expuestas a inundaciones recurrentes.
"Fue irresponsable en el pasado dejar a las personas vivir al borde del río y será mucho más irresponsable dejarles volver", manifestó.
Las lluvias que castigaron la región desde el jueves de la semana pasada produjeron una crecida histórica de varios ríos que arrastraron a su paso decenas de puentes, viviendas, edificios públicos y dejaron imágenes de destrucción desoladoras.
En Pernambuco, nueve municipios continúan en estado de calamidad pública y otros treinta, en situación de emergencia, lo que ha llevado incluso a las autoridades del municipio de Branquinha a barajar la posibilidad de cambiar el pueblo de lugar.
Los organismos de Defensa Civil regionales redujeron hoy de forma drástica su recuento de desaparecidos, de 607 a 135 personas, ante el hallazgo de numerosos vecinos que residen en comunidades rurales ubicadas en lugares de difícil acceso y de los que no se tenía noticia hasta ahora.
Algunos de estos se salvaron de la crecida de los ríos encaramados a la copa de los árboles durante cerca de 18 horas, según las autoridades.
El Ministerio de Justicia anunció hoy el envío inmediato a Alagoas de 37 bomberos entrenados para el socorro y rescate de víctimas en aguas turbias.
Además, se destacaron a 40 policías de la Fuerza Nacional de Seguridad para colaborar en la patrulla de las áreas afectadas y evitar los saqueos.
Los militares, que hasta hoy se habían centrado en el rescate de víctimas, se van a dedicar ahora a la reconstrucción de las ciudades afectadas, según le comunicó hoy el mayor brigadier Helio Paes de Barros, de la Fuerza Aérea, al jefe de Estado brasileño.
"En la primera fase, el objetivo principal era el salvamento de vidas, ahora el papel primordial del Ejército será trabajar con sus recursos humanos en la logística, (...) para que a lo largo del tiempo la población pueda volver a su vida normal", dijo Barros en declaraciones recogidas por la Presidencia.
Las Fuerzas Armadas han movilizado un contingente de 1.700 militares y mantienen otros 3.000 en la reserva preparados para actuar si es necesario.
El Ejército y la Fuerza Aérea han llevado a los afectados 60 toneladas de víveres, han instalado dos hospitales de campaña y han levantado puentes desmontables, para sustituir de forma provisional los 79 que fueron arrastrados por los ríos y permitir la llegada de la ayuda.
Varios gobiernos de los estados más ricos del país se han solidarizado y también han enviado escuadrones de bomberos, diversa ayuda y hospitales de campaña.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala