Actualizado hace: 14 minutos
Marcelo Farfán Intriago
La marcha

Gracias, amigos y amigas, por la respuesta al mensaje vertido en mi columna de opinión, en el que, con preocupación, resalto el valor de la autoestima, dentro del proceso de madurez de los seres humanos. Y digo con preocupación porque la vinculo al amor propio que debemos tener los portovejenses por nuestra ciudad; para sentirnos orgullosos de su historia; de sus héroes, de sus sabias mujeres; de sus profesores, trabajadores y taxistas; de sus poetas, músicos y deportistas; de sus profesionales y estudiantes, quienes con su entrega diaria forjan el porvenir y engrandecen el hoy y el mañana.

Miércoles 23 Junio 2010 | 00:00

Pero nos falta mucho por recorrer y sobre todo nos está faltando la decisión de hacerlo por convicción, por respeto a nosotros mismos. Y quiero invocar esta actitud, no desde el asiento donde escribo, sino desde la calle donde quiero flamear con ustedes la bandera de nuestro querido Portoviejo.
Esta acción le corresponde también a los comunicadores sociales, a los empresarios y a los informales, a los artistas y a los vendedores ambulantes; porque todos estamos sintiendo cómo se nos envejece la ciudad, cómo la hemos descuidado.
Pero no es tarde, porque para nada es tarde cuando hay vocación, cuando estamos sacando de las ruinas una ilusión para convertirla en promesa y luego en realidad.
En la marcha necesitamos la presencia de hombres y mujeres que elevan su autoestima hasta lo más alto del orgullo, por su patria chica, por el terruño que los vio nacer o que los vio llegar.
Se trata de sumar ciudadanos y ciudadanas que no insultan ni atropellan, que quieren reencontrarse con el Portoviejo de ayer, lleno de afecto y de cultura, para fundirlo con el Portoviejo de hoy que necesita atención, respeto y cariño; para hallar el camino que nos conduzca al entendimiento de las cosas necesarias y urgentes. Para eso, vamos a levantar en la marcha, la voz de la decencia y las manos de solidaridad.
Les confieso que cuando escribí el artículo y solicité que me enviaran a mi correo sus criterios sobre el particular, jamás imaginé en recibir tantos integrándose a la propuesta; entiendo entonces con más realidad que tenemos intacta la decisión de levantarnos; lo que sucede es que ha estado dormida, oculta, congelada y hoy la vamos a despertar, a desperezar, a reactivar.
Por eso debemos sumar; un profesor más, un chofer más, un alumno más, una señorita más, un jubilado más, un médico más, una enfermera más, un deportista más, un constructor más,  todos presente por un ideal. Atentos los colegios y sus rectores; los gremios y sus asociados; los clubes y sus socios; las familias y sus miembros; las instituciones y sus empleados; las universidades y sus comunidades.
La sugerencia de la marcha la acogió el Consejo Universitario de la Universidad San Gregorio de Portoviejo, de la cual soy su Rector, y consideró el día miércoles 14 de Julio de 2010 como la fecha adecuada. Esperamos sugerencias y recomendaciones, vamos a la marcha para elevar nuestra autoestima por Portoviejo.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala