Actualizado hace: 47 minutos
Editorial
Dedicamos mayoritaria atención a los débiles

Es verdad que nuestro país ha desarrollado una suerte de indiferencia frente a lo que ahora se denomina grupos vulnerables de la población. Es verdad que nuestro país ha sido tradicionalmente una sociedad excluyente.

Martes 22 Junio 2010 | 00:00

Lo es también que hemos sido amantes de la libertad individual, sólo limitada por el derecho de otra persona.
En Ecuador antes era difícil el medio para una madre soltera, los gays recibían el menosprecio de la sociedad, ancianos y mujeres embarazadas y discapacitados, siempre tuvieron la simpatía de la comunidad, pero esa simpatía no se tradujo en acciones sociales que les faciliten la vida.
El presente gobierno, alimentado por ideólogos de izquierda, aplica la estrategia de otorgar a los llamados “movimientos sociales”, opinión y participación políticas. Así pudieron poner candidatos a la Asamblea Constituyente, apoyados por PAIS y beneficiar a sus agrupaciones, y creció el compromiso de respaldo las decisiones del gobierno.
Y, qué son los “movimientos sociales”. En muchos casos son una idea importada del extranjero, en la búsqueda de la equidad social, expuesta por una o más organizaciones no gubernamentales cuyos funcionarios obtienen por su labor elevados sueldos e importantes beneficios. Esos movimientos responden a la voluntad de sus dirigentes, sin mucha aplicación democrática.
Sobre esas bases se elaboró la Constitución, en la que se incluyeron muchos derechos individuales y de grupos vulnerables, a cada uno de los cuales corresponde una nueva obligación del gobierno, que dedica buena parte del presupuesto del Estado al asistencialismo.
Entonces, de la indiferencia ante la debilidad ajena hemos pasado al otro extremo. Le dedicamos la mayoritaria atención a los débiles, sin el equilibrio requerido, porque los supuestos fuertes se las pueden arreglar solos. Eso hace difícil el desarrollo del país, porque el sector productivo no encuentra las herramientas para aumentar la producción y crear empleo, sin lo cual no puede haber posibilidades de desarrollo y ni siquiera financiamiento para el asistencialismo que tanto le gusta al Gobierno.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala