Actualizado hace: 9 minutos
Mundial Sudáfrica
Maradona protagoniza su propio show en Sudáfrica

Maradona se prensentó a la rueda de prensa mostrando el presente del día del padre que le dieron sus hijas Dalma y Giannina y bromeó sobre los lentes oscuros. El técnico de Argentina sigue siendo la máxima estrella de esta Copa del Mundo en África

Lunes 21 Junio 2010 | 11:02

Diego Maradona es sinónimo de fútbol y show en el Mundial de Sudáfrica, donde hoy volvió a llamar la atención con unas llamativas gafas de sol y una conferencia de prensa a 250 kilómetros de Polokwane, donde Argentina se jugará mañana su clasificación a los octavos de final frente a Grecia.

"Miren, les quería mostrar lo que me regalaron Dalma y Gianinna (sus hijas)", expresó el técnico argentino en el inicio de la rueda de prensa oficial de FIFA en el estadio Loftus Versfeld en Pretoria, reseñó DPA.

Y sacó unas gafas oscuras con patillas adornadas con piedras brillantes que le regalaron sus hijas para el Día del Padre el domingo. No dudó en ponérselas y posar para cámaras y fotógrafos. "Son bárbaras", aseguró. Sólo después dio inicio a la conferencia de prensa.

Maradona volvió hoy a ir en contra de lo habitual en la FIFA al preferir dar la rueda de prensa oficial previa a cada partido en el Loftus Versfeld, a menos de diez minutos del búnker argentino en el Centro de Alto Rendimiento de la Universidad de Pretoria, y no donde jugará el partido.

Ya lo había hecho también en Pretoria antes de los partidos contra Nigeria, jugado en el Ellis Park, y Corea del Sur, en Soccer City, lo que obligó a la prensa o a correr para llegar a la rueda de los rivales, o a perdérsela directamente y seguirla desde otro punto de Sudáfrica.

Además, el estadio de Pretoria tiene una sala para conferencias de prensa muy pequeña, casi un sótano, que obligó esta vez a los organizadores a repartir contadas acreditaciones para evitar las aglomeraciones y discusiones de la semana anterior.

Así como no duda en ser un jugador más durante las prácticas, pateando y poniendo en aprietos a sus dirigidos y a los propios arqueros, o a calzarse los botines para jugar un "fulbito" a la noche con su cuerpo técnico y amigos, o gritar y gesticular durante los 90 minutos de juego y besar y abrazar apasionadamente a sus jugadores, tampoco duda en acomodar horarios y lugares a la conveniencia de su selección.

Aunque para ello desista de hacer el tradicional reconocimiento del campo de juego ante cada partido.

Pero Maradona, al borde de cumplir 50 años en octubre, está más allá de todo. Habló con la prensa, no evitó casi ningún tema, fue llano y directo en sus respuestas, y al terminar se volvió a poner las gafas para irse y prepararse para conquistar la clasificación a octavos de final. Y empezar a escribir "la historia grande", como dice el "Diez".

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala