Actualizado hace: 59 minutos
Portoviejo sí tiene esperanzas
Portoviejo sí tiene esperanzas
Por: Walter Andrade
wandrade17@yahoo.com

Lunes 21 Junio 2010 | 00:00

No es que ha llegado un Boing 747 enorme que conecte a Portoviejo con el exterior o el AirBus 380 el avión de pasajeros más grande del mundo – tiene dos pisos - la nave insignia de la aviación del siglo 21 como también se lo ha llamado, para que la ciudad tenga un motivo para celebrar.

No, nada de eso. Aerogal, la línea aérea que ha decidido incursionar sin miedo en el mercado de Portoviejo, ha enviado más bien un avión pequeño para servir la ruta a Quito. Pero lo que hay que festejar es que este sólo hecho  es un estímulo  a la ciudad, es un gol al quemeimportismo, a la indiferencia, un ataque a la pereza colectiva, una luz que alumbra  la esperanza de una ciudad que a veces parece no tenerla. Este es, a mi juicio, el mérito.
La Universidad Técnica de Manabí, por otro lado, con la creación de una incubadora de empresas da un paso adelante en la formación de los estudiantes y no solo eso: podría constituirse en un puntal del crecimiento de la ciudad. La universidad, lo dijo uno de los más ilustres pensadores de los EE.UU, tiene la obligación de buscar la verdad con el mayor rigor científico en los campos del conocimiento de su especialidad.  Esta es su misión, su obligación con la sociedad. Cualquier otra cosa que se haga y que perturbe este objetivo, como transformarla en un centro de agitación política, atenta al presente y al futuro del país.  Entonces si a los estudiantes de administración se les brinda facilidades para que desarrollen ideas de negocios, se los asesora con la ayuda de expertos y dan a luz proyectos viables, la misión de la universidad, en lo que tiene que ver con esta área, se estará cumpliendo.
Estas iniciativas, como las descritas, y conozco de otras muy importantes de las que pronto escribiré,  lo que demuestran en esencia es que hay que unir voluntades para servir, sin ningún interés, a la ciudad. Y hay que poner al servicio de la sociedad y de sus instituciones los conocimientos de  hoy. Pero claro, al servicio de las mejores causas y no utilizar lo que la universidad transmite para con la última tecnología asaltar  las instituciones. Con esta salvedad, Portoviejo sí tiene esperanzas. Lo que hay que insistir y tener siempre presente es que se debe trabajar en programas que alienten el emprendimiento, pero que no tengan algo que ver con temas políticos. La historia lo que enseña es que cuando una actividad noble se contamina de los vicios de la política sus efectos son perniciosos.  Portoviejo entonces, si nos proponemos, puede tener un futuro promisorio. Es solo asunto de tomar la decisión.

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: