Actualizado hace: 59 minutos
Anís Yamil Doumet Vera
La demencia Korsakoff en los alcohólicos

Triste realidad, así termina la vida de una persona que en sus mejores e inolvidables momentos disfrutó al máximo de sus incontrolables emociones, donde el invitado especial era el licor, que de bebida bendita se convirtió en maldita destruyendo sus sueños y proyectos y, sobre todo, la felicidad y tranquilidad de su familia.

Jueves 17 Junio 2010 | 00:00


Unos siguen sufriendo y otros hemos logrado superar esta crisis diabólica producida por el alcohol; no es fácil ni rápido declararse ganador, es un largo y esforzado proceso que hay que cumplir con obediencia, buena voluntad, predisposición y deseos de cambio. Nada es regalado,  hay que sacrificarse para obtener la libertad mental para discernir y enrumbarse por el camino del éxito.
El Estado está en la obligación de velar por la salud de todos los ecuatorianos, la adicción a las drogas es una enfermedad crónica, incurable y mortal; hay quemeimportismo en las autoridades sanitarias que no le dan prioridad a estos casos.
No hay presupuestos ni instituciones que se dediquen exclusivamente a ayudar al drogadicto común, que puede ser tu padre, madre, hermanas, hermanos, tíos, o tu mismo, etc. Nadie está libre de caer en las garras de la adicción, por eso en vez de burlarse y criticar al enfermo por ingesta de drogas haz tu máximo esfuerzo para ayudarlos a rehabilitar.
La prevención sin acción no funciona, incautan propiedades y dinero a los narcos y no son capaces de invertir esos activos en rehabilitar personas drogadictas; si hay algún impedimento en la ley que les prohíba hacerlo, propongan una reforma constitucional y actúen, no se queden sólo en falsas promesas para engañar a la comunidad.
Se drogan los alumnos de escuelas y colegios y las autoridades sólo dicen vamos a investigar, cuando lo primero que deben hacer es un control antidoping de todo el personal sin excepción; ahí  está el problema,  vayan directo a la llaga, sin miedo y sin compromiso; estoy seguro que el índice de adictos bajará sustancialmente.
La Demencia Korsakoff en los alcohólicos produce los siguientes síntomas:
Agnosia: No se reconocen en el espejo, se miran y se asustan.
Dispraxia: Tienen dificultad para moverse y caminar.
Afasia: Dificultad para hablar, no se les entiende, murmullan.
Además tienen alterada la memoria, no recuerdan las cosas que se les dijo hace pocos segundos, peor sus nombres y datos generales.
"Aunque las lágrimas y el dolor recubran tu piel y alma, no pierdas las esperanzas; mira hacia el horizonte y verás que mañana todo será mejor”.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala