Actualizado hace: 42 minutos
El Día del Padre

Miércoles 16 Junio 2010 | 00:00

Faltan 4 días para el 20 de junio, día que no será como cualquier otro por conmemorarse el próximo domingo el Día del Padre, celebración esta que alegrará y llenará de felicidad a quienes lo tienen físicamente cerca, así como también a quienes a través de la distancia podrán comunicarse de una u otra manera.

La tecnología moderna permite hacerlo en cuestión de segundos. Quienes ya no lo tenemos, lo traeremos una vez más a la mente y sentimentalmente nos acercaremos a ese ser querido.
La madre y el padre tienen cada cual su día especial conmemorativo, aunque la realidad dice que todos los días del año son iguales para ellos.  Para el padre responsable y consciente de su posición de tal, no hay día en que no actúe como conductor, como guía, como orientador, como forjador  del futuro de su hijo.  El padre es padre y siempre lo será, a pesar de los avatares y de las dificultades que pudiesen presentarse en el trajinar del día a día. Tengamos presente siempre que el padre ha sido como el espejo en que los hijos se han mirado para salir adelante  en la dura lucha de la sobrevivencia humana.  El padre es el primer y principal ídolo que el hijo tiene. Desde el nacimiento, el padre, así como también la madre, le da al hijo cariño, amor y ternura. Lo mima y lo engríe.  El niño crece y lo hace siempre a la sombra de su padre, el que trata de darle lo mejor de lo mejor. Así pasa el tiempo.  Pasan los años. Y ese ser que ayer fue niño, ahora también es padre y con más causales que antes comprende más aun lo que realmente es ser padre.  Sentirse padre y actuar como tal.
Es por todo esto que se ha querido dedicar un día especial al conmemorar al padre, ese ser que es parte y origen de nuestra existencia y que en silencio o con alborozo, siempre quiso lo mejor que pudo por el bienestar y por la felicidad del hijo, el que, en retribución a lo que por él su padre ha hecho, lleva de manera permanente el recuerdo de su progenitor tratando de emularlo y servir también de ejemplo a la siguiente generación y así sucesivamente trasmitiéndose de padre a hijo ese cariño fraternal y esa unión y esa comprensión que robustece y fortifica a la familia, en aras a una mejor sociedad y, por consiguiente, con un futuro cierto y con un norte definido para una humanidad que conviva en paz y hermandad con todas las regiones y naciones del mundo.
Se hace necesario, entonces, que el próximo domingo, dedicado especialmente al padre, sea motivo para que todos reflexionemos y hagamos algo por la paz y por la comprensión, aunque sea con un pequeño gesto de amistad y de amor, lo que, sumado a todos los demás, serviría para construir ese gran edificio que fortifique a la humanidad de hoy y del mañana.
¡Salud a todos los padres en su día de días!

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: