Actualizado hace: 47 minutos
La nomenclatura urbana
La nomenclatura urbana
Por: Jorge Maldonado
jorge39936@gmail.com

Miércoles 16 Junio 2010 | 00:00

Creo que todos quienes residimos en Portoviejo hemos tenido necesidad de informar a alguien que lo pregunta, la ubicación de algún lugar. A la pregunta de dónde queda la clínica San Antonio, solamente se puede responder: vaya tantas cuadras en esta dirección, vire a tal lado y avance hasta que observe el letrero.

Y no es que la calle donde se encuentra ese establecimiento de salud no tenga nombre. Lo tiene, pero no se lo exhibe en ninguna parte.
Y ese es el problema. Aún las calles que tienen nombre, no lo exhiben. Hay que conocer la ciudad para saberlo. Eso ocurre con las calles Colón, la Bolívar, la Sucre, la Córdova, la Rocafuerte, la Olmedo, la Morales, la Chile, etc. Todas ellas son muy conocidas porque están al centro de la urbe. Pero, la Primero de Mayo, la 12 de Marzo y la César Chávez ya no son tan conocidas.
Y por si no lo saben, cuando fue alcalde el Ing. Eduardo Izaguirre, la Municipalidad aprobó la Ordenanza de Nomenclatura Urbana, adoptando el sistema de numeración consecutiva a partir del cruce de las calles Pedro Gual y Rocafuerte. Los cuatro cuadrantes que comienzan en ese cruce, son NE, NO, SE y SO, de acuerdo con los puntos colaterales de la Rosa de los Vientos. Las calles se signan con un número cardinal y las avenidas con un numeral ordinal. Las paralelas a la P. Gual son calles y las paralelas a la Rocafuerte, son avenidas. Así, hay Calle 1, 2, 3, etc en cada cuadrante y avenidas primera, segunda, tercera, etc. en cada cuarto de ciudad.
La Ordenanza manda la forma de escribir una dirección: primero, el número de la puerta, luego la identificación de la calle y, finalmente, la ciudad y la provincia. Así, por ejemplo: 714 de la calle2 SO, que correspondería a la puerta marcada con el 714 de la calle 10 de Agosto, al oeste de la Rocafuerte.
Esa vieja Ordenanza podría ser mejorada y, sobre todo, debería ser puesta en operación. Para ello hay que colocar las placas de identificación en cada esquina, con letra sencilla y grande para que puedan ser leídas desde un vehículo. Mientras esas placas no sean colocadas, seguiremos informando que tal lugar está frente a este local conocido o cuatro cuadras más allá, virando a la izquierda o a la derecha, lo que es una vergüenza, porque parecería que somos tan poco hospitalarios que ni siquiera ayudamos a guiarse en la ciudad con la adecuada nomenclatura. Seguiremos atrasados en la distribución del correo y será difícil hacer compras para envíos a domicilio. Es decir, seguiremos viviendo como en a mediados del siglo pasado.
Yo creo que la actual administración municipal podría destinar recursos y la energía personal de sus integrantes, a la aplicación real de la Ordenanza de Nomenclatura Urbana que ayudará notablemente a mejorar la vida de los habitantes de esta ciudad y facilitará la vida de los visitantes que residen lejos de ella. Claro que tienen que desempolvarla porque hace mucho tiempo que muy poca gente se refiere a ella. ¿La encontrarán en el archivo?

  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti: