Actualizado hace: 3 horas 54 minutos
Pesca
Harineras con más producción

La industrialización de la harina de pescado se consolida en la región y gana espacios en mercado internacional, sobre todo en Japón, Taiwán y Colombia.

Martes 15 Junio 2010 | 00:00

Cerca de 60 mil sacos de  harina se producen mensualmente entre las industrias y las elaboradoras semi-industriales, todas asentadas entre Jaramijó, Montecristi y Manta.
La modernización de la industria ha permitido al país consolidarse, junto a Perú y Colombia como los máximos exportadores de Sudamérica.
El país exportó el año pasado 61 millones de dólares.
En el 2002 las cifras sólo llegaban a 11 millones anuales.
Las industrias Tadel  y Manabita de Comercio son en Manabí las que han apostado por nueva tecnología.
La harina se obtiene con los desperdicios de pescado y con especies pequeñas como el chuhueco.
Servicio de maquilado

Tadel ha logrado fortaleza en el sector y además de procesar su propia producción, da servicios de maquilado a otras empresas como Inepaca de Manta y Promarvi de Guayaquil.
A estas dos últimas  empresas les genera 6 mil sacos al mes, cada uno de 50 kilos. Esto se suma a los 24 mil sacos de producción propia.
Conservas Isabel, Eurofish, Asiservy y Seafman abastecen de las partes no utilizables del atún y otros peces a Tadel.
También las personas que trabajan con sardina en Crucita y los pescadores de chuhueco.
José Muñoz, gerente de Tadel, destacó la gran producción que tienen y las bondades técnicas con las que trabajan.
Proceso limpio

Esta industria tiene una capacidad de producción de 18 toneladas por hora.
Al interior de la empresa no hay olores  desagradables, porque tienen una planta  evaporadora que utilizan para el secado de los desperdicios.
Se destaca la máquina secadora a vapor que permite el proceso más limpio a nivel mundial y con ello un servicio de calidad para la cadena alimenticia.
Los desperdicios se cocinan a 100 grados centígrados. Luego se prensan para desprender las grasas. De ahí pasan a máquinas centrífugas que separan los sólidos, aceites y el agua de pescado. Esta última pasa al evaporador que concentra el agua. Finalmente se cumple el secado a temperatura de 105 grados en máquinas rotadisco y rotatubo que generan la harina de pescado, considerada la fuente primaria de proteína en los alimentos balanceados para aves, camarones, cerdo, ganado y peces.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala